OPINION

La culpa de los viñateros

Un documento difundido por la Asociación de Viñateros Independientes desnuda, por primera vez, un reproche interno por haber sido blandos con Cambiemos.
miércoles, 06 de noviembre de 2019 · 11:29

El documento difundido por la Asociación de Viñateros Independientes este martes, sobre la brutal caída del precio del vino en dólares en los últimos dos años, contiene también una suerte de mea culpa o autocrítica, dirigida hacia el propio sector de los productores.

Según la propia entidad que nuclea a los pequeños viñateros, hubo un "apoyo relativo" por parte de los productores a las entidades que se oponían a la implementación de las políticas de ajuste, el tarifazo y la apertura indiscriminada de la importación de vinos. 

En otras palabras, por primera vez hablan de cierto nivel de condescendencia que tuvieron con la administración Cambiemos, estirando la tolerancia hasta límites nunca antes vistos. Dejaron hacer, muchas veces compartiendo que las medidas eran apropiadas teniendo en cuenta la pesada herencia K.

La realidad quedó expresada en números y la propia Asociación de Viñateros Independientes los pasó en limpio, usando como fuente los relevamientos que elabora la Bolsa de Comercio de Mendoza. En dólares, el litro de vino tinto se cayó más de cinco veces entre 2017 y 2019. Y el litro de blanco se derrumbó casi cuatro veces en ese mismo periodo.

En la lista de causas, enumeraron las obvias. Básicamente, la caída del consumo contra un sobrestock vínico, engordado por los millones de litros que entraron desde Chile para favorecer la posición dominante de los formadores de precios. No hubo pataleo entonces. La Coviar desdramatizó el momento. Hubo una decisión política de acompañar y sostener al gobierno de Mauricio Macri.

Esto no es condenable en absoluto. Sin embargo, frente al cambio de ciclo inminente, apenas nueve días después de las elecciones presidenciales, ya soplan otros vientos. Con el macrismo buscando la puerta de salida y el albertismo preparando su desembarco, está claro que los pedidos deben redireccionarse.

Por eso, también como al pasar, Viñateros Independientes mencionó una promesa de campaña de Sergio Massa, posible futuro presidente de la Cámara de Diputados de Nación, acerca de imponer un "precio sostén" para el vino y el mosto. Si el tigrense está con Alberto Fernández, entonces cabe refrescarle la memoria para que intervenga el Estado en la distribución de la rentabilidad en la cadena de valor.

Es, claramente, una idea diametralmente opuesta al libre mercado que impulsó Cambiemos, que ponía como atributo supremo la competitividad y, quien no estaba a la altura de las circunstancias quedaba condenado a la extinción. A varios productores pequeños les tocó pasar al patíbulo, según se desprende del tardío documento de Viñateros Independientes.

En el informe también piden estímulos a las exportaciones, como la eliminación de las retenciones y el aumento de los reintegros. Casi podría interpretarse que están abriendo el paraguas, porque se sabe de antemano que el próximo gobierno buscará fondearse para reactivar el poder adquisitivo, por lo tanto el consumo y el aparato pyme hoy paralizado en un 50%.

Fernández ha prometido apoyar a las economías regionales y la carga tributaria a los exportadores vitivinícolas no sería una medida acorde a aquel compromiso. Sin embargo, no sería novedoso que se les pidiera un esfuerzo por la Patria. Para muestra, basta repasar la historia reciente.

Esa historia relata, que un día los viñateros se dieron cuenta de la asfixia en que habían caído. Que hicieron un simulacro de autocrítica por su pasividad. Y que para todo esto, esperaron a que pasaran las elecciones.


JAQUE MATE