OPINION

De pan y circo también vive el hombre

A Martín Turcumán se le escapó la palabra "despilfarro" al referirse a la Fiesta del Sol y encendió de nuevo del debate.
viernes, 1 de marzo de 2019 · 11:12

Por Daniel Tejada
Canal 13 San Juan

Hay dos modos de verlo. El primero es que la Fiesta Nacional del Sol tiene la aprobación de la mayoría, que se plasma en la enorme respuesta popular de cada año. El segundo, es que los fondos que se destinan a esa manifestación cultural restan viviendas, salarios, tizas, pupitres, gasas y curitas.

Es un debate cíclico, que parece apagarse. Pero, como ocurre con los incendios, basta alguna brasa medio incandescente por ahí para que vuelva a avivarse el fuego, a veces con mayor vigor todavía.

El escenario del debate fue Banda Ancha, aquí en Canal 13. El precandidato a gobernador del Frente San Juan Primero, Martín Turcumán, fue consultado sobre la paritaria docente. ¿Cuál sería su postura si le tocara estar sentado en Libertador y Paula? Sorprendió su respuesta, porque automáticamente vinculó el gasto de la Fiesta del Sol con el planteo de austeridad que se pone sobre la mesa de la negociación con los sindicatos. Desde su punto de vista, no cabe hablarles de cuidar el billete, si apenas una semana atrás hubo semejante despliegue en el predio de la costanera.

Usó una palabra que no deja lugar a dobles interpretaciones. Habló de "despilfarro". Y recordó con nostalgia aquella versión escobarista de los años '90, cuando se llamaba Exposol y fundamentalmente era una exposición de privados en el Parque de Mayo, con algunos recitales. Y punto. Su postura mereció algunos aplausos y críticas también. No hubo medias tintas.

Le contestó de inmediato aquí también, en Banda Ancha, uno de los realizadores de la Fiesta del Sol, Andrés Jones. Trajo el viejo refrán romano del "pan y circo", resignificado positivamente. Pan porque son miles de sanjuaninos y sanjuaninas que encuentran su modo de vida a través de esta celebración. Y circo porque el derecho al esparcimiento es tan popular y esencial como el derecho a la salud y a la educación.

Fue Jones, como pudo haber sido Coyi Aguiar, la actriz que personificó a "La Pericana", o Pablo Pastor, el director general. Todos pasaron esta semana por estos estudios y coincidieron en la mirada reivindicativa de la Fiesta del Sol como industria generadora de empleo, dinamizadora de la economía, nada menos que cualquier otra actividad productiva, como la uva y el vino. El Estado también vuelca cifras importantes en la promoción de estos otros sectores.

Será que todavía pesa en el inconsciente aquella fábula de la hormiga que laburaba, mientras la cigarra tocaba su música y al cabo de un tiempo, cuando llegaba el invierno, la primera obtenía su recompensa mientras la segunda se moría de frío y hambre. Castigada entonces por dedicarse al arte. Y una moraleja clara acerca del valor del trabajo contra la holgazanería. Lo pasemos en limpio: es igualar la cultura con la fiaca o il dolce far niente.

Será tiempo entonces de buscar esa brasa incandescente y enfrentarla. Poner sobre la mesa el debate que algunos pretenden agotado, porque en verdad todavía tiene cuerda para rato. Y resolver estructuralmente, definitivamente, qué queremos cuando queremos la Fiesta Nacional del Sol.

Caso contrario, como tantas otras cosas, quedará a expensas de la voluntad del gobernador de turno. Un buen primer paso, tal vez, sería darle forma de ley. Conformar un fondo específico, como hicieron los mendocinos con la histórica Fiesta de la Vendimia. Hubo un intento aquí antes de 2015, pero quedó en borrador. No debería asustar, si verdaderamente se entiende que el arte y la cultura es una verdadera industria. 

Porque de pan y circo, también vive el hombre. Y no está mal.


JAQUE MATE
 

Comentarios

Otras Noticias