OPINION

Cosas de sanjuaninos

Una reflexión con el diario del lunes, acerca de la decisión de votar de manera anticipada en la provincia. Una necesaria mirada por el retrovisor.
viernes, 12 de julio de 2019 · 11:31

Por Daniel Tejada
Canal 13 San Juan

¿Tiene sentido plantearse cómo hubieran sucedido las cosas, si se hubieran dado de una manera diferente? Parece bastante inútil hacerse esta pregunta, porque el tiempo no tiene marcha atrás. Sin embargo, este tipo de ejercicios permite, de mínima, revisar las decisiones tomadas, con los resultados del diario del lunes sobre la mesa.

Hablamos específicamente de la cuestionada decisión del gobernador Sergio Uñac de reformar el Código Electoral para despegar todo lo posible los comicios provinciales de los nacionales. Esa medida le permitió a él y al resto de los candidatos del oficialismo y la oposición, enfrentarse ante los votantes con total independencia del escenario nacional.

Ahí es donde surge la pregunta mirando al retrovisor: ¿qué hubiera pasado si las elecciones sanjuaninas hubieran quedado simultáneas con las presidenciales? Bueno, tenemos un par de ideas para compartir y, porqué no, polemizar.

La primera de ellas es que Uñac se habría atado a un arrastre negativo de la fórmula Fernández-Fernández, porque en esa categoría presidencial hubiese comenzado la boleta. Entonces, el pocitano debería haber redoblado el esfuerzo para acercarse más a los 56 puntos que finalmente consiguió. En el primer acercamiento que tuvimos a encuestas presidenciales en San Juan, supimos que la dupla del Frente de Todos todavía está unos 8 puntos por debajo de lo que obtuvo el gobernador el 2 de junio.

Idéntica lógica le hubiese tocado al candidato opositor más votado, Marcelo Orrego. Sus 34 puntos siguen  por encima de los alrededor de 30 que mide la fórmula Macri-Pichetto, a un mes de ir a votar. Pero en el caso del intendente santaluceño, además, habría significado tener que identificarse con las políticas del macrismo en vez de despegarse cuanto pudo a lo largo de todo el primer semestre.

Sin embargo, más allá de estas conjeturas en retrospectiva, podemos imaginar una elección provincial totalmente atravesada por factores que nada, absolutamente nada tienen que ver con San Juan. Por ejemplo, la contienda entre María Eugenia Vidal y Axel Kicillof en provincia de Buenos Aires. La potencia bonaerense en los medios de comunicación porteños pasará como un tsunami por los hogares sanjuaninos, aún cuando las familias no lo adviertan conscientemente. 

El bombardeo, que ya empezó, pondrá en la mesa de todos los argentinos una discusión que es exclusivamente de los votantes del distrito más numeroso del país, pero apenas uno de los 24 de todo el territorio nacional.

Entonces, vistas las cosas de esta manera, la elección de nuestras autoridades, nuestro gobernador, nuestros diputados provinciales, nuestros intendentes y nuestros concejales, habría quedado embarrada por las desventuras ya no de lo nacional, sino de lo bonaerense. Hasta no hace mucho tiempo atrás, Vidal era la dirigente mejor considerada por los sanjuaninos dentro del oficialismo macrista. Una figura importante, claramente, pero que jamás pisó nuestra provincia. La penetración mediática es irresistible.

Y sí, está claro que votar antes nos puso a los sanjuaninos en el deber de ir por lo menos cuatro veces al cuarto oscuro, cuando no cinco, si es que hubiera balotaje. Y que nos pasaremos el 2019 votando. Todo esto, con un costo millonario que salió de las arcas provinciales, es decir, del bolsillo de todos.

Es una discusión abierta todavía. Pero votar nunca debiera ser entendido como una molestia o un malgasto de recursos. Sobre todo si entendemos la gravedad de la decisión que estamos tomando. Son cosas de sanjuaninos.


JAQUE MATE