OPINION

Macrismo a fondo: ¿también en San Juan?

Reapareció virtualmente Marcos Peña vía Whatsapp. Aquí Orrego quedó como el único candidato de Juntos por el Cambio y su compañera de lista también elevó el tono.
viernes, 23 de agosto de 2019 · 12:24

El macrismo puso primera definitivamente esta semana, después de sacudirse un poco "el palazo" del 11 de agosto, citando palabras textuales del presidente de la Nación. Reapareció virtualmente el jefe de Gabinete, Marcos Peña, vía Whatsapp, con una arenga para recomponer el ánimo de la tropa militante y empezar a dar vuelta los votos que no tuvieron en las primarias. En San Juan, también hubo algunos gestos acordes a este segundo trayecto, rumbo a las elecciones del 27 de octubre.

El Frente Juntos por el Cambio fue uno de los dos que tuvieron internas el pasado 11 de agosto. Como era previsible, la lista liderada por Marcelo Orrego arrasó al radical Eduardo Castro en las urnas. El santaluceño ratificó sus credenciales, con apenas un mínimo desgranamiento de su voto obtenido en las elecciones provinciales, pagando el costo del arrastre negativo de Mauricio Macri.

El otro efecto de las primarias, obvio pero no por ello menos relevante, es que Orrego quedó como el único referente del macrismo en la provincia. El intendente que hizo y seguirá haciendo esfuerzos para mostrarse autónomo de la Casa Rosada, adquirió el discurso de "no volver al pasado" y de "íbamos rumbo a ser Venezuela". Deja notar su cercanía con Miguel Pichetto como puente hacia el oficialismo nacional, a pesar de que nunca necesitó del senador rionegrino para tener línea directa con la Casa Rosada. Sin embargo, la figura intermediaria le genera otro argumento de distancia crítica hacia la administración amarilla.

¿Le pedirán a Orrego desde Buenos Aires un mayor compromiso con la campaña, con la expectativa de forzar el balotaje presidencial? El Whatsapp de Peña se viralizó, curiosamente, primero por medios de comunicación. Los porteños y los provinciales también. A nosotros, en Canal 13 San Juan también nos llegó el comunicado oficial que daba cuenta de la arenga del Jefe de Gabinete, recién ratificado por el mismísimo Macri.

Coincidencia o no, este mismo jueves quien tomó la bandera de las  causas nacionales, en defensa del macrismo y en contra del albertismo fue la compañera de lista de Orrego, Susana Laciar. La actual diputada basualdista finalizará su mandato en la Legislatura el próximo 10 de diciembre y, a la luz de los resultados del 11 de agosto, no podrá dar el salto al Congreso Nacional. Sin embargo, elevó el tono de su participación en la campaña con dos tuits.

El primero fue dirigido a los gobernadores que le reclamaron una compensación a Nación por el recorte forzado e inconsulto de la coparticipación. Los llamó "gobernadores quejosos" y les echó en cara que "antes, cuando los subsidios eran indiscriminados, ¿estaba todo bien?". Y finalizó reclamándoles "coherencia y responsabilidad". Vale nuevamente la aclaración obvia: el mensaje fue dirigido específicamente a Sergio Uñac, uno de los integrantes de la mesa que elaboró el crítico documento en el CFI.

El segundo tuit de Laciar rescata una declaración de Felipe Solá, hoy muy cercano a Alberto Fernández. El ex gobernador de Buenos Aires sostuvo que no se puede seguir entregándole dólares a gente "que los amarroca". La basualdista-orregista acotó que "en la Argentina que viví esto se llamo cepo... ¿volvemos a lo mismo argentinos?".

Está claro que Laciar no obedece a un libreto guionado por la usina de marketing del PRO, porque nunca lo hizo, sino que tiene una genuina identificación con el proyecto nacional. El punto es cómo será compatible el tono que está eligiendo, con la estrategia de cuasi-neutralidad que prefiere Orrego. 

El macrismo decidió acelerar a fondo sobre el final de esta semana, con las mismas cartas que jugó en el primer tramo de la campaña. En San Juan todavía está por verse.


JAQUE MATE