OPINIÓN

Nunca fue un cuento

El fin de semana largo metió a San Juan en un nuevo estadío de la pandemia. Un inevitable llamado de atención.
martes, 13 de octubre de 2020 · 10:43

Más allá de que San Juan haya adherido al aislamiento nuevamente para Capital y Rawson, por una orden directa del presidente Alberto Fernández, es poco y nada el retroceso efectivo en términos de flexibilidades. El comercio seguirá como hasta ahora. Hasta los restoranes y los bares. Hasta los gimnasios y las caminatas recreativas. Pero la sola inclusión de ambos municipios en el listado nacional de ciudades críticas, funcionó como un ruidoso llamado de atención. 

Tener el brote controlado es apenas una instantánea del momento. La experiencia argentina, los antecedentes mundiales, enseñaron que la multiplicación de casos no avisa demasiado. Sucede y ya es tarde para lamentaciones. No debió sorprender que tras la visita de funcionarios de Epidemiología de Nación a comienzos de la semana pasada, llegara el ajuste de clavijas directamente desde Buenos Aires.

No hubo ni habrá retroceso a Fase 1. Armada con números y asesores, la ministra de Salud, Alejandra Venerando, explicó a Nación el sábado que había un malentendido acerca del grado de ocupación de camas en terapia intensiva en San Juan. En Buenos Aires habían anotado un compromiso superior al 80 por ciento, porque no habían separado a los pacientes graves de los moderados. Hecha la aclaración, igualmente entraron la ciudad de San Juan y la ciudad de Rawson en la bolsa de las que debían aislarse, mientras el resto de la provincia podrá seguir en fase de distanciamiento.

Mientras tanto, la estadística siguió subiendo el fin de semana largo, a razón de 30 a 40 casos nuevos cada día. La excepción fue el domingo con un nuevo pico de 110 positivos que todavía requiere de alguna explicación oficial pormenorizada, saber a qué se debió. También continuó trepando el número de fallecidos, hasta cerrar este lunes con un acumulado de 64 víctimas fatales. Y un llamativo dato adicional: de tres muertos este feriado, dos tenían menos de 60 años de edad.

Además, el mapa provincial se siguió pintando de Covid-19. Cayeron Iglesia y Ullum entre los que registraron su primer infectado. Queda Jáchal solamente libre de diagnósticos. Entiéndase bien: en el departamento del norte todavía no se reveló ningún contagio, lo cual no significa más que eso. No se detectó.

La postura del gobernador Sergio Uñac sigue firme en aquella síntesis: "los sanjuaninos necesitan salud pero también necesitan trabajar". En consecuencia, todas las medidas adoptadas a futuro seguirán en ese camino. La presentación de la batería de medidas del Acuerdo San Juan van en esa línea de reactivación de la economía y generación de puestos de trabajo a pesar del Covid-19. Se dijo una y mil veces en esta columna: una vez que el virus ingresó, no se irá jamás hasta la llegada de la vacuna. No es viable poner la vida en pausa eternamente porque básicamente eso no resolverá el problema de fondo.

La Organización Mundial de la Salud desaconsejó las cuarentenas como primer recurso ante el avance del Coronavirus. El encargado de la OMS para la pandemia en Europa, David Nabarro, sostuvo que los confinamientos solo deben funcionar para dar un respiro a los sistemas sanitarios que están sometidos a una sobreexigencia. Pero alertó sobre el impacto económico y social del cierre absoluto, por lo cual se recomienda dejar esa estrategia como último recurso.

En el gobierno de San Juan tomaron nota y anoche hacían circular internamente un enlace con las declaraciones del portavoz europeo de la OMS. Fue otra manera implícita de sentar posición, mucho más amigable con la Casa Rosada que la explosiva resistencia planteada por el gobernador mendocino Rodolfo Suárez. El dirigente radical se plantó de frente contra el retroceso a Fase 1 que le solicitó Nación. Terminó cediendo pero con muchas más actividades permitidas.

Sin embargo los gobernadores al unísono firmaron una nota antigrieta y en respaldo a la política sanitaria adoptada desde la Quinta de Olivos. "Unidos vamos a salir adelante", fue el título de la carta abierta. Apelaron a las responsabilidades individuales. Fue un gesto interesante, pero también bastante contradictorio con la marcha que nuevamente organizó el PRO y que, en San Juan como en el resto de las capitales de Argentina, volcó a muchas personas a las calles sin respetar el distanciamiento, poniéndolas en riesgo de contagio.

Este martes los intendentes Emilio Baistrocchi y Rubén García deberán coordinar con Salud Pública sus estrategias para reducir la circulación por la vía pública, sin que esto afecte al comercio, la industria y los servicios. Si suena difícil entenderlo, mucho más complejo aún será materializarlo.

San Juan dio otro paso este fin de semana hacia el corazón de la pandemia. Esto es convivir con el virus. Nunca fue un cuento. Es hora de hacerse cargo.

 

JAQUE MATE

Otras Noticias