JAQUE MATE

Uñac, Gioja y Orrego, la foto deseada y la indeseable

Hablar de alineamiento nacional es incómodo, inconveniente e inevitable para los candidatos sanjuaninos en pleno tiempo de descuento para las elecciones provinciales. Solo el que reniega de la casta usaría ese recurso vintage.
jueves, 30 de marzo de 2023 · 10:10

Incómodo. Inconveniente. Inevitable. Hablar de alineamiento nacional es todo eso para los candidatos sanjuaninos en pleno tiempo de descuento para las elecciones provinciales. Para el oficialismo siempre será oportuno alejarse de las desventuras de la Casa Rosada. Para la oposición también resulta prudente escapar de la guerra entre halcones, palomas, macristas, radicales y libertarios.

Se puede percibir tanto en Sergio Uñac como en José Luis Gioja una fuerte tendencia a hablar solo de cuestiones atinentes a San Juan. Hoy no reditúa prenderse del saco de nadie en Buenos Aires. Déjelo nomás.

Sergio Uñac, Alberto Fernández y José Luis Gioja en una de las visitas presidenciales

En otro contexto, la campaña local hubiera contado con visitas nacionales como plus para sumar adhesiones. Era lo usual. Desde ministros y ministras hasta el mismísimo presidente o la presidenta desembarcaron para señalar a su favorito en San Juan. La foto significaba una bendición. Eso quedó en el pasado. Ya no fulguran las estrellas en ese firmamento.

Aún así resulta mucho más interesante analizar el comportamiento opositor, particularmente el de Juntos por el Cambio, hoy convertido en Unidos por San Juan. Fue mucho más que una sustitución de rótulo. Fue una decisión estratégica: lo provincial primero, lo nacional se verá después.

No mucho después, a decir verdad. En San Juan se votará por gobernador y vice, diputados, intendentes y concejales el 14 de mayo. Prácticamente un mes más tarde, el 24 de junio, habrá cierre de listas para presidente y vice, senadores y diputados. Habrá llegado la hora de jugarse por alguien. Apostar.

Pero ya habrá pasado la cita local, habrá ganadores y perdedores independientemente de la suerte de los presidenciables que estarán sobrevolando las provincias al acecho de respaldos en todo el territorio. 

Para Juntos por el Cambio, como para el resto de los espacios políticos, la catarata de elecciones provinciales comenzará el 16 de abril, cuando Neuquén y Río Negro irán a las urnas para renovar todas sus autoridades. La siguiente parada será el 7 de mayo con comicios en Jujuy, Misiones y La Rioja. E inmediatamente después vendrá San Juan el 14 de mayo, en simultaneidad con Tierra del Fuego, Salta, Tucumán y La Pampa.

Puede decirse entonces que San Juan entra en el lote de los primeros distritos. Si un comicio tan modesto como el de La Falda fue festejado como un gol en Qatar, está claro que las provincias representan un plato fuerte en el menú de 2023. 

Al municipio cordobés viajaron ese domingo el jefe de Gobierno Porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales. Dos de los presidenciables de Juntos por el Cambio, prestos a degustar su porción de victoria.

Pasó en las elecciones de 1999. Aquel domingo 16 de mayo San Juan inauguró el calendario nacional y la Alianza se anotó su primer triunfo de todo el país, con la fórmula Alfredo Avelín-Wbaldino Acosta. Esa noche llegaron a festejar Fernando De la Rúa y Carlos 'Chacho' Álvarez. Habían logrado derrotar al otrora imbatible Jorge Alberto Escobar, ícono del poderío menemista de la década.

Diario Página 12, lunes 17 de mayo de 1999

Hoy el Frente Unidos por San Juan parece sobrellevar con menor intensidad su vínculo con Buenos Aires, aunque sea evidente la afinidad entre Marcelo Orrego y Rodríguez Larreta. El santaluceño convive con expresiones internas más afines a Patricia Bullrich, la archirrival del Jefe de Gobierno Porteño.
 
Esa diversidad interna le permite mantener los puentes con ambos sectores, aunque su compromiso con Horacio no tendría reversa. ¿Y los radicales? Bien, gracias. El temita entre Morales y Facundo Manes quedará en manos de los correligionarios. Será otra razón para dilatar todo cuanto sea posible la definición de alineamientos.

Sin embargo, algo pasó el fin de semana pasado que pudo precipitar los tiempos políticos. La declinación de Mauricio Macri puso al PRO y aliados en situación de reacomodarse rápidamente. El periodista Eduardo Fidanza citó fuentes internas del partido amarillo para asegurar que mayo será el mes de mayor intensidad. Las operaciones estarán a pleno y sería esperable que lleguen a San Juan más temprano que tarde.

Ya se dijo y se escribió en esta columna: dada la virulenta interna macrista, jugar con Horacio será ponerse en contra de Patricia y viceversa. No es el estilo de Orrego, quien ha esquivado sistemáticamente esta antinomia. Seguramente le resultará incómodo caminar en este barro.

Con esta foto, Rodríguez Larreta saludó por Twitter el cierre de listas de Orrego en San Juan

Quien parece llevarlo con mayor comodidad es el candidato a intendente de Capital, Rodolfo Colombo. El veterano dirigente anotó hace un par de días el respaldo de Rodríguez Larreta y Martín Lousteau para su campaña, a través de sendos videos. ¿Le servirán en la cosecha de votos? Posiblemente. 

Entenderá Colombo sin demasiado esfuerzo que ese apoyo explícito luego tendrá una demanda de reciprocidad. Si le toca ganar el municipio esta vez, debería compartir la victoria con quienes lo respaldaron. Y actuar -nunca mejor dicho- en favor de la campaña de Rodríguez Larreta. El pacto está implícito pero a la vista de todos y todas.

Será interesante observar el comportamiento de la cúpula nacional de Juntos por el Cambio en este mes y medio que resta para la elección sanjuanina. ¿Quiénes vendrán a tomarse una foto con Orrego y quiénes seguirán manejándose con videos a la distancia? Y el domingo 14 de mayo, ¿cómo se repartirán entre las cinco provincias que votan? ¿Habrá pasajes reservados para venir a San Juan?

No será el uñaquismo, ni el giojismo, ni el orreguismo quienes vayan corriendo a Buenos Aires a pedir visitas ilustres. El único frente que parece urgido en este sentido es Desarrollo y Libertad. Esperan con ansias la llegada de Javier Milei en abril, para intentar monopolizar el fervor libertario que hoy está diseminado. 

Sucede en este espacio, a diferencia del resto, que la figura nacional es mucho más potente que cualquiera de los candidatos locales. El señalamiento, la bendición, resulta más que necesaria, imprescindible.

Y es toda una curiosidad. Justo en el sector que reniega de la 'casta política', la receta es clásica. Casi vintage. Trae a la memoria aquellos años cuando la foto con el líder nacional importaba.


JAQUE MATE