ESTE VIERNES

Exclusivo: La mamá que salvó a su hijo de la muerte

Se trata de Fátima Pérez, madre de Juan Pablo, el chico que se electrocutó este jueves al salir de la pileta en su casa de Concepción. El nene tocó un cable "pelado" y se desplomó en el piso. La mujer tuvo la templanza de practicarle RCP hasta que llegó la ambulancia, momento en el que el adolescente ya mostraba signos vitales.
viernes, 4 de enero de 2019 · 10:25

Este jueves, en horas de la tarde, un nene de 13 se electrocutó al salir de la pileta en su casa de Concepción. Canal 13 habló con su mamá y en un relato exclusivo contó los minutos críticos que atravesaron tras el accidente. Fátima Pérez salvó a su hijo de la muerte ya que cuando Juan Pablo recibió la descarga eléctrica tuvo la templanza de practicarle RCP.

El hecho se dio a las 18:30 cuando el chico estaba con unos seis amigos en la pileta. Decidió salir para ir al baño de un departamento que está en el fondo de su vivienda pero cuando estaba poniéndose la remera tocó un cable "pelado" y recibió una descarga eléctrica que lo desplomó en el piso.

De inmediato, sus amigos le avisaron a la madre que Juan Pablo había muerto. Fátima, con una calma increíble, bajó la térmica de la vivienda y socorrió a su hijo practicándole RCP hasta que llegó la ambulancia, momento en el que el chico ya mostraba signos vitales.

RCP

La reanimación cardiopulmonar o RCP es el intento de una amplia variedad de maniobras y técnicas destinadas a restaurar la circulación y respiración espontáneas. RCP básico, apoyo vital básico o soporte básico de vida son métodos de respiración de rescate y compresión de la cavidad torácica.

Existe el RCP avanzado que no es tema del presente. Los objetivos de la RCP básico son reemplazar primero y reinstaurar después la ventilación y circulación espontáneas. Además, la pronta administración de la RCP para conseguir una aceptable recuperación cerebral.

Se debe evaluar el estado de conciencia que es lo prioritario, con preguntas sencillas como ¿qué le ocurrió? ¿Cómo se siente? ¿Cuál es su nombre?, etc. Si el accidentado nos responde, podemos asumir que está consciente y que debemos preocuparnos por lesiones adicionales.

En caso no nos responda, procederemos con mucho cuidado a colocarlo en posición decúbito dorsal (boca arriba), sobre una superficie plana (el piso es lo recomendable) con movimientos muy suaves y de preferencia con ayuda. Se prosigue entonces con el apoyo vital básico o RCP básico (A, B y C).

Comentarios

Otras Noticias