San Juan

Adiós al adobe: el día después de los vecinos de la David Chávez

Escombros, cañizos, nylons y algunas plantas es todo lo que quedó en el terreno donde estaba la Villa David Chávez, en Pocito, donde vivían 400 familias que ya tienen su vivienda. Hoy, la música y los niños jugando en las veredas, son el paisaje.
miércoles, 02 de octubre de 2019 · 10:06

Algunas macetas con plantas secas, adobe por todos lados y los vestigios de los nylon que supieron ser el techo de muchas de las 400 familias de la ex villa David Chávez, es todo lo que quedó después de la erradicación. 

El paisaje, con topadoras que tiran lo que quedó, son los vestigios de la desidia que vivieron durante 17 años los vecinos de esa comunidad que recibieron, este martes, su tan soñada casa del IPV. 

Hicieron falta 200 camiones para trasladar a las 1200 personas que dejaron ese pasado atrás para tener una mejor calidad de vida en distintos barrios de Pocito. Ya nada queda de la villa y el adobe se apoderó del terreno donde es casi imposible caminar. 

Canal 13 volvió a la ex villa y te mostramos cómo quedó el día después de la erradicación que significó un cambio de vida para cientos de pocitanos. 

Las mascotas de las familias fueron trasladadas por proteccionistas sanjuaninos y no queda ningún rastro de ellas en el lugar. Además, las máquinas siguen trabajando y lo harán durante todo el día hasta remover todos los escombros y para evitar que nuevas familias quieran ocupar el terreno, que va desde calle 9 a 13. 

 

Otro es el paisaje ahora para los vecinos, la tierra es cosa del pasado y el adobe también. Los vecinos de la ex David Chávez, vieron el superclásico de este martes en su casita nueva. Con la música bien fuerte y los niños jugando en las veredas, este miércoles terminaban de acomodar las pocas cositas que tenían, entre ellas, las plantas en las puertas de las viviendas para ponerle verde al paisaje. "Estamos contentos, no hay más tierra, cada uno eligió su habitación", contó uno de los vecinos beneficiados pero reconocen "igual se extraña la casita". La tela mosquitera y las ventanas de vidrio son el "lujo" que más valoran los vecinos y reconocen que tener agua caliente para bañarse es algo que no cambiarían por nada.