San Juan

Impactante relato: femicida mató a su mamá y tuvo que limpiar la escena del crimen

Una de las hijas de Paola Agüero, la mujer que fue asesinada de un balazo por su pareja, Rogelio Schiarolli, relató los duros momentos que atravesaron antes y después del femicidio de su madre.
sábado, 28 de diciembre de 2019 · 13:27

El pasado 13 de diciembre, el sangriento femicidio de una mujer en Capital provocó conmoción en todo San Juan. Paola Agüero (55) fue asesinada de un balazo por Rogelio Schiarolli (71) en un departamento en pleno centro. Paola, pasó a ser una nueva víctima de un flagelo social que no cesa.

A dos semanas del crimen, la hija de la víctima, Romina Yáñez, publicó una dura carta en su cuenta de Facebook, en la que relató los difíciles momentos que atravesaron la vida de su mamá y su propia vida.

Romina, contó que su mamá siempre estuvo rodeada de hombre que “le cagaron la vida” no solo a ella, sino también a toda su familia. Sin embargo, dijo que su madre siempre trato de minimizar la violencia o el maltrato psicológico que sufría.

En el relato, la mujer, confesó que cuando era una niña de 12 años, fue abusada por su progenitor pero recién a los 16 pudo contarle a su madre, que no supo qué hacer y el hecho solo quedó en un “chismerío de barrio”.

En el relato, Romina, contó que en el año 2017, superó un duro cáncer de cuello de útero.

Finalmente, la hija de Paola Agüero, se refirió al femicidio de su mamá. Según contó la mujer, Agüero nunca pidió ayuda psicológica y subestimo el daño que le podía hacer la gente. “No creíamos que ese viejo de mierda se animaría a tanto. Y si, ese viernes el cretino la asesino. Y en este párrafo ya sobran las palabras”, contó.

Sin embargo, una de las partes más duras del relato se centró en las horas posteriores al crimen de Paola. Según contó su hija, tuvieron que ir a retirar las pertenencias de la mujer del departamento donde ocurrió el hecho y allí fueron increpados por arrendatario del alquiler, quien les quería obligar a pintar las paredes y arreglar el lugar donde ocurrió el femicidio.

“Fue un lunes, éramos varios los que entre tanto dolor intentábamos recoger sus pertenencias. Mientras que en eso llegó el administrador, JORGE RODRIGUEZ, quien sin siquiera dar el pésame, entró diciendo "ese aire que se están llevando es mío". No imaginan la cara de mi familia. Que sorprendidos lo único que atinaron a decir fue "como va a ser tuyo si este aire lo compro Paola y yo mismo se lo instale". Ya desde el vamos no lo podíamos creer. Ustedes pueden imaginar todo lo que vino después? intuyo que no. Este locatario sin corazón, quería que nosotros limpiáramos la escena del crimen y le pintáramos el dpto. Y si bien esta aclaración está totalmente de más, la voy a hacer porque puede ser pertinente: mi madre no era quien figuraba en el contrato, sino el asesino, por lo cual todo lo que nosotros estábamos haciendo hasta ese momento era "de onda" o mejor dicho, porque somos buena gente y solo queríamos terminar rápido con todo eso (Cosa que de ninguna manera iba a ser así). En fin, el prepotente no solo que ni siquiera tuvo la empatía de colaborar con la situación sino que nos amenazaba con que iba a demandarnos y cobrarse todo a través de los garantes, siendo que el departamento estaba a nombre del ASESINO!!! Parece un chiste de mal gusto, pero no lo es. Como se le llama a este tipo de violencia??!! Mis hermanos sacando las cosas de mi vieja, y el hombre en cuestión no hacía más que reclamar la pintura. Mi madre hasta había hecho los interiores de los placares de ese maldito departamento y jamás le cobró ni un centavo, no solo eso, sino que estaba el dinero del mes de depósito!!! y suponiendo que no haya dinero, a quien se le ocurre irrumpir en semejante escena pidiendo que los hijos de la asesinada se pongan a limpiar y pintar!!?? "Che, imbécil, mataron a mi mama! No te podes poner un poquito en mi lugar!!??”, relató Romina.

Mirá el relato completo.

Comentarios

Otras Noticias