ATENCIÓN

Aseguran que Energía San Juan y DECSA pagaron más de $114 millones en sanciones

El Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE) informó los montos eniendo en cuenta los mecanismos de financiación tratados en Audiencias Públicas, en el marco de las Revisiones Tarifarias.
lunes, 19 de octubre de 2020 · 13:09

En la mañana de este lunes el Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE) informó que teniendo en cuenta los mecanismos de financiación tratados en Audiencias Públicas, en el marco de las Revisiones Tarifarias, ciertas sanciones son pagadas por las Distribuidoras en cuotas. En este marco, en lo que va de 2020, las Distribuidoras Energía San Juan S.A. y DECSA  han pagado más 114 millones de pesos en sanciones.

Según el comunicado oficial, ambas Distribuidoras han pagado y acreditado los siguientes montos a los Usuarios y al Fondo de Contención Tarifaria: Sanciones acreditadas como descuento en las facturas de los usuarios afectados: $52.661.739,92, sanciones de carácter General, pagadas al Fondo de Contención Tarifaria: $61.424.764,02. Es decir, un total de sanciones pagadas por las distribuidoras en 2020: $ 114.086.503,94.

Además informaron que el total de sanciones aplicadas a las distribuidoras en este año fue de $ 109.617.276,39. Esto se resuelve siempre en estricto apego a la normativa vigente, durante el 2020 se han aplicado sanciones a las Distribuidoras de la Provincia, por las deficiencias detectada en la prestación del servicio, según el siguiente detalle: sanciones que se aplican como descuento en las facturas de los usuarios afectados: $ 72.180.180,79 y sanciones de carácter General, con destino al Fondo de Contención Tarifaria: $ 37.437.095,60.

La diferencia entre el monto aplicado y el monto pagado, radica en que hay sanciones pagadas en 2020 por las Distribuidoras que corresponden a periodos anteriores, y hay sanciones aplicadas en 2020 que serán pagadas, con sus respectivos intereses en periodos posteriores. Según detallaron, el concepto central de las sanciones consiste en la señal económica que percibe la concesionaria para la instrumentación de las inversiones y gastos que permitan superar la situación de deficiencia evidenciada en la deficiente calidad del servicio brindado a los usuarios.