Corresponsal en Jáchal

Refugio Animal: La locura por los callejeritos que logró organizarse

Desde hace casi 4 años los perros sin hogar tienen un refugio y cariño gracias un grupo de voluntarias y voluntarios del departamento.
miércoles, 7 de octubre de 2020 · 23:46

‘Los ojos de un animal tiene el poder de hablar un gran idioma’, reza una frase que ilustra la alegría de los perros rescatados por un grupo de voluntarias y voluntarios de Jáchal que sostienen a pulmón el único refugio animal de San Juan. Ubicado en Niquivil, desde hace 4 años estos amantes de los ‘mejores amigos del hombre’ trabajan incansablemente en un terreno comprendido por media hectárea que una de las voluntarias no activas donó.

La noble tarea consiste en rescatar a perros en situación de calle, que fueron abandonados o que sufren maltrato. Natalia Corali, una veterinaria entusiasta escribió el proyecto allá por el 2013 pero por falta de ayuda quedo cajoneado.

La profesional desempolvó el proyecto del refugio cuando observó junto a un grupo de personas, la necesidad de hacerlo realidad, debido a la gran cantidad de ‘callejeritos’ que circulaban y circulan por las calles jachalleras. El hogar se sostiene con cuotas mensuales que pagan los voluntarios y con donaciones de materiales, mantas y demás cosas, que almas generosas les aportan.

Natalia contó que la pandemia los afecto en la perdida de socios, pero se mantienen de pie y en este momento tienen 80 perros viviendo en el refugio. Los animales son mimados según detalló la profesional. Cada uno tiene su cucha, comida balanceada, espacio para correr y divertirse. A lo mencionado hay que sumarle los trabajos de contención emocional que los voluntarios realizan con los mamíferos. ‘A los perros los bañamos, les damos de comer, se los hacer correr, jugar, se leds da mucho amor’, señaló.

En caso de que alguna persona quiera adoptar alguno de los perros, se les hace firmar un contrato avalado por una profesional, se le hace un seguimiento al dueño que lo adoptó. La idea es saber si mantiene al animal como prometió cuando se lo llevó.

El tema voluntariado es especial, ya que son un gran sostén del refugio. Con su aporte monetario de 200 pesos al mes, ayudan al sostenimiento de toda la infraestructura. Con el aporte activo en el campo, colaboran saliendo a cobrar la cuota a demás miembros que no son activos.

En este sentido, la veterinaria contó que hay muchos comerciantes que debido a la crisis originada por la pandemia del Covid-19, no pueden seguir pagando el monto mensual y se les hace difícil, pero se sostienen. El dinero de la mensualidad aportado por los voluntarios es destinado a vacunación, alimento y el cuidado del refugio, señaló Sabrina Molini, una de las fundadoras del Refugio.

Esta voluntaria, además de ser una de las fundadoras, guarda una historia con presente muy especial ligada a los perros. Sabrina, en una vivienda de barrio común, tiene de mascota a 20 perros. Sabrina contó que hay gente que le ayuda a limpiar, pero de todos modos es muy complicado, aunque un placer. Esta acción, encarna casi a la perfección, lo que es el amor por los animales de todos los voluntarios del Refugio Animales Jáchal