Exclusivo

Los secretos de la Morgue: radiografía de la muerte por Covid-19

Canal 13 conoció detalles sobre los procedimientos que se realizan en una de las áreas claves del Hospital Rawson. Conocé de primera fuente el paso a paso, el desafío y las emociones de recibir a los que pierden la lucha contra la pandemia.
sábado, 12 de septiembre de 2020 · 18:09

Claudio Rodríguez es el jefe de las 11 personas a cargo de los operativos que por estos días les toca la dura tarea de enfrentar las muertes por Covid-19 en el Hospital Rawson. El encargado de la morgue del centro de salud sanjuanino habló con Canal 13 y contó detalles sobre los procedimientos estrictos que se llevan a cabo con los cuerpos de los que perdieron la batalla contra la pandemia. Hasta el momento, el coronavirus se cobró la vida de 19 personas en San Juan.

El jefe de la morgue, comentó que todo comienza con un alerta. Son notificados desde el área donde se constató el fallecimiento de un paciente e inmediatamente se activa el protocolo. 

A continuación desde la morgue envían una camilla que está equipada con una doble bolsa cadavérica para extraer el cuerpo de la sala donde falleció. “El cuerpo es colocado en el interior de la bolsa cadavérica, para luego ser limpiado externamente con una solución de hipoclorito”, reveló el profesional.

En este contexto, el encargado dijo que a continuación el óbito es ingresado en la morgue donde es recepcionado por el personal que está vestido de forma adecuada y las protecciones correspondientes. La protección de barrera está compuesta por doble guante, camisolines y gafas protectoras. “Primero se coloca amonio cuaternario sobre la bolsa cadavérica con paños para luego guardarlo en cámara frigorífica”, expresó.

“Posteriormente se realiza un procedimiento metódico y prudente para sacarnos la vestimenta. Esto se hace con mucho cuidado, ya que el virus se puede impregnar dentro de la protección usada. Luego se finaliza con una higiene de manos con shampoo y alcohol. Por lo general siempre se trabaja de a dos personas para que uno controle al otro. Después se llama a la empresa de limpieza para que hagan una desinfección total de la morgue y todos los lugares donde pasó el óbito”, amplió.

Rodríguez reveló que cuando la gente de la cochería llega para retirar el cuerpo, el procedimiento es muy similar. Es decir, se extrae el cuerpo en bandeja y se coloca en la bolsa cadavérica con amoniaco cuaternario para que una vez retirado el óbito de la sala se pueda llamar nuevamente al personal de limpieza. “Hay que agradecer la tarea del personal limpieza y todo el Comité-19. Nos sentimos orgullosos del trabajo que se está haciendo porque estamos agradecidos de la tarea que realizan para que no nos contagiemos del virus”, aseguró.

 

El profesional se encuentra a cargo de la morgue desde el mes de octubre de 2017. El técnico en Histología y Citología dijo que por el mes de enero empezaron a preocuparse por la aparición de la pandemia del Covid-19. Por ello desde marzo/abril comenzaron a prepararse “con mucha angustia”, ya que no se sabía como funcionaba el virus y qué procedimientos se debían llevar a cabo. Tal es así que estuvieron muy atentos a las noticias que salían por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De esta forma fue que se constituyó dentro del hospital, una comisión integrada por epidemiologia, infectología y las autoridades del hospital para poder dar una respuesta. “Han sido meses muy angustiantes de intenso trabajo y entrenamiento para con el personal. Nuestro desafío fue darnos cuenta qué procedimientos debíamos evaluar para evitar que el personal de salud se vea afectado como se dio en otras partes del mundo. Acá ha sido fundamental el Comité Covid-19 que se conformó dentro del Hospital Rawson para recibir el asesoramiento científico por parte de ellos en los procedimientos que se debían seguir” agregó.

Desde que comenzamos con los primeros operativos es común ver a mis compañeros con los ojos llenos de lágrimas. Pero creo que con el pasar del tiempo, desde que comenzamos a prepararnos el miedo se fue transformando en respeto y en trabajo profesional. Esta es la forma correcta para dejar de lado la angustia, ya que el miedo puede ser muy mal consejero. Nuestra tarea nos exige un gran grado de profesionalismo a los efectos de evitar cualquier contagio”, relató con serenidad.

"Este virus nos está haciendo sentir mucho miedo y angustia", explicó Rodríguez, quien se desempeña como jefe de la Morgue de Hospital Rawson. El profesional señaló que desde siempre el personal de morgue tiene un respeto muy grande por la muerte.

Rodríguez (53) se desempeña en su actividad día a día desde hace 29 años.  Asimismo tiene su familia que está compuesta por su mujer Lucía Ontiveros y sus tres hijos, Camilo, Luciano y Gabriel.

- ¿En algún momento pensó o piensa que la situación en la provincia puede llegar a desbordarse?

- Si, cuando veo tanta indisciplina social y la falta de empatía de la gente que no quiere cuidarse creo que todo puede llegar a desbordarse. Creo que las inconductas sociales pueden producir un desborde. Al mismo tiempo creo que los gobernantes están siendo bien asesorados, pero si la población demuestra una inconducta, nos puede pasar lo mismo que le pasó a muchos países de Europa. Al mismo tiempo me molesta los que fogonean desde el poder con volver a la normalidad. En todos los lugares del mundo la situación económica es espantosa, nosotros mismos que estamos trabajando tenemos un salario por debajo de la pobreza. Creo que debemos contribuir a una sociedad más sana para hacerle frente a este virus.

Asimismo Rodríguez expresó que junto a sus compañeros sienten mucha desilusión y bronca cuando se enteran que hay gente que asiste a fiestas clandestinas. “Creo que la falta de solidaridad es angustiante, me pasa lo mismo cuando escucho a un político hablar de convivir con el virus. Ojalá se viera reflejado en nuestro poder adquisitivo, el personal de salud está realizando un trabajo y una entrega de carácter épico”, sostuvo.

“¿Sabes lo triste que es cuando llegan los familiares de las personas fallecidas y tenés que atenderlos a dos metros de distancia? Uno les tiene que decir que esperen afuera porque no pueden ver y acercarse a su ser querido que está dentro de una bolsa. Cada fiesta clandestina es un paso atrás para la humanidad”.

Además Rodríguez quiso manifestar su respeto y cariño por todas aquellas personas que pierden un ser querido por la enfermedad.  Es que según el profesional de la salud, a veces sucede que la familia directa está contaminada con el virus, entonces hay familiares lejanos o amigos que hacen los trámites. “Es un espectáculo muy triste y devastador observar eso”, concluyó con angustia.

Recibirse en plena pandemia

Además de desempeñar su labor día a día en el nosocomio capitalino, Claudio Rodríguez se recibió de abogado de forma virtual hace poco más de una semana en la UNSJ después de rendir su última materia. El ahora egresado de la Universidad dijo que no fue un estudiante cualquiera, ya que la vida siempre lo puso a prueba por lo cual se iba extendiendo el poder finalizar la carrera.

“Era una tarea pendiente, fue un desafío recibirme en este contexto de pandemia. A pesar de tener que trabajar durante tantas guardias seguidas, siempre aprovechaba el poco tiempo que tenia para estudiar. Pero estoy muy emocionado, ya que siempre me acompañó mi familia, mis amigos y Dios”, finalizó.

Otras Noticias