PERSONAJE

El Ángel de la Guarda de las celebridades que pisan San Juan y con él se sienten seguros

Gustavo Barrionuevo, un personal de seguridad con amplio curriculum por tener varios escenarios en su espalda, pasó por Sale Sábado y dejó las más desopilantes anécdotas.
jueves, 4 de noviembre de 2021 · 23:48

Gustavo Barrionuevo es uno de los hombres que se encargan de la seguridad de artistas, políticos, deportistas y demás personajes importantes que llegan a San Juan. Un eximio trabajador que hizo las veces de ‘Ángel de la Guarda’ de muchos que pisaron la provincia y, con él se sintieron seguros.

En la mesa de Sale Sábado, el pasado 30 de octubre, Gustavo, alias 'Caballo' se abrió y contó parte de su vida entregada a la profesión, o al ‘oficio’ como a él le gusta calificar a su tarea de seguridad. Con un amplio Curriculum en su espalda, el hombre sabe lo que son las exigencias de productores, managers, jefes de prensa, etc. Ni hablar del manejo de tensión. Él es un experto en esa materia.

Los comienzos de Barrionuevo en la seguridad se remontan al año 1990. Exactamente el mismo día que Argentina derrotó a Brasil por los octavos de final del Mundial de Italia, según rememoró. En esa jornada, y estando asentado en Córdoba, la empresa para la que trabajaba lo designó como sereno de una escuela. Luego le encargaron, junto a otros compañeros, la protección del plantel de Belgrano y de la seguridad interna del Estadio Chateau Carreras (Ahora Mario Alberto Kempes).

Luego de esa primera experiencia, Gustavo se quiso establecer en su tierra natal. Instalado definitivamente en la provincia empezó a mover contactos de amigos, conocido s y personas del ambiente. ‘A medida que trabajamos con celebridades, nos íbamos profesionalizando y haciéndonos un nombre’, dijo el experimentado encargado de seguridad sin olvidarse de sus compañeros con los que tantas veces trabajó.

 ‘Todo es un progreso, en el cual, en el día a día que asimilas conocimientos por medio de otras personas y te vas dando cuenta que es un oficio muy puntual’, calificó a su profesión el hombre en medio de la entrevista. Luego aseguró que si lo sacaran del trabajo de seguridad de personas en particular, no andaría del mismo modo, puesto que está muy acostumbrado y ya conoce los movimientos. ‘Si tuviera que trabajar en un supermercado como seguridad, o en las calles como policía, no voy a identificar a las mecheras o ladrones respectivamente’, explicó.

Uno de los días más tensos de su carrera, cuando fue seguridad de Ricky Martín en la Fiesta Nacional del Sol

Uno de los artistas internacionales más recordados por los sanjuaninos, por actualidad, por historia y trayectoria es Ricky Martín. El puertorriqueño llegó a San Juan y ser presentó en la Fiesta Nacional del Sol del 2016. Las exigencias estuvieron a la altura del tamaño del artista. Nada de fotos fue la tajante indicación que la producción del artista pop exigió.

Sucedió que, a la provincia, Ricky vino con sus hijos y la niñera, y sin ánimos de exponerlos, una de las exigencias por contrato fue nada de fotos. Cuando hizo su ingreso al escenario, una luz incandescente no dejó que los flashes lo alcanzaran. Gustavo vivió ese trabajo maravillado, pero también junto a uno de sus colegas, ‘Chicho’ vivió una de las mayores tensiones del oficio. ‘Terminamos de trabajar, y la jornada fue tan agotadora por la exigencia, que Chicho se largó a llorar’ contó llevando el terreno de la anécdota al plano personal.

La experiencia de proteger a Cristina Fernández de Kirchner, y las divas   Susana Giménez y Mirtha Legrand  

Cuando Cristina Fernández de Kirchner llegó a la provincia en una de sus visitas como mandataria nacional, Gustavo fue parte de la burbuja de seguridad que la protegió, cuando la presidenta caminó por una pasarela entre las vallas saludando a los militantes y personas que se acercaron a verla y tocarla. ‘Nos llamaron para tener un conocimiento de ese momento, fuimos parte de la burbuja’, comentó risueño.

Con las divas argentinitas en el escenario de la Fiesta del Sol el compromiso de siempre salió a relucir por parte de uno de los seguridad más reconocidos a nivel local y regional. Para la edición del 2010 de la FNS, Susana Giménez y Mirtha Legrand fueron parte de la noche de coronación y Gustavo y uno de sus compañeros fueron los encargados de escoltar a las reconocidas mujeres en su entrada y salida por el escenario.

El experimentado seguridad le tocó escoltar a Mirtha, mientras que a su compañero a Susana. Fue así, que cuando salía junto a la diva del escenario, divisó una lapicera bic azul a unos metros. Comenzó a traspirar. La señora llevaba vestido y tacos y pisar el bolígrafo representaría una caída segura. ‘Con la experiencia que tiene ella en los escenarios lo esquivó perfectamente, pero sentí también que me agarró fuerte la mano’, contó. Afortunadamente, solo quedó en una anécdota y su trabajo no se vio manchado por un accidente.

El día que Charly solo quiso cenar rodeado de sanjuaninas y Alejandra Pradon no quiso caminar al escenario

En plena etapa Say No More del gran músico e ídolo argentino, hubo uno de esos episodios bien característicos de su figura en la provincia. Luego de tocar, Charly se estaba relajando en un local y como él supo decir  ‘mi capricho es ley’, ordenó que sacaran a los hombres del recinto para solo estar con sanjuaninas. Así que Gustavo tuvo que correr a los varones no de la sala, pero si lejos del ex Sui Generis.

Barrionuevo recordó que en un momento Charly se levantó de repente, y se le cayeron los pantalones que tenía vagamente sujetados a su esquelética cintura. ‘Lo vieron todas, pero como es el, se subió los pantalones y siguió con la charla con las chicas’, rememoró acerca de la estrella de rock.

Sin dudas, el haber recreado la icónica escena de la película ‘El Guardaespaldas’ , pero en una versión criolla, y con una artista muy conocida en los 90’, fue una de las experiencias laborales más delirantes que le sucedió a Gustavo. Simplemente, la vedette Alejandra Pradon al bajarse de la movilidad para ir a la presentación a la que estaba invitada, no quiso caminar. Gustavo la tuvo que cargar, mientras que un compañero le abría camino entre hombres deseosos de la mujer. ‘Como en la película’, acortó entre risas.