Continúa el escándalo

Dos árbitras de judo apuntaron contra el presidente de la Federación local

Se trata de Alejandra y Vanesa Tizera, quienes se sumaron al conflicto tras hacerse eco del reclamo que hizo la familia Gervasoni contra Luis Francisco Meritello.
jueves, 25 de marzo de 2021 · 15:13

Continúan los coletazos tras el escándalo que sacudió al mundo del Judo sanjuanino días atrás cuando la familia Gervasoni señaló a Luis Francisco Meritello, presidente de la Federación local por una supuesta malversación de fondos. Esta vez quienes apuntaron con el líder de la Federación fueron Alejandra y Vanesa Tizera, dos árbitras que denunciaron haber sido apartadas de forma arbitraria desde el año 2018.

“Nosotras veníamos trabajando en el deporte como docentes y árbitras hasta el año 2018, cuando este señor nos cortó la carrera de un día para el otro, ya que no nos deja seguir participando en torneos y capacitaciones”, denunció a Diario 18 Alejandra Tizera. Es que debido a que Meritello no las tuvo más en cuenta, las juezas no pueden ser convocadas a seguir perfeccionándose en su profesión nivel nacional porque a nivel local no las avalan.

“En ningún momento se nos comunicó que nosotras estamos afuera, es decir ni de manera formal ni escrito y personalmente. Meritello es un hombre que nunca se atrevió a darnos la cara, incluso en muchas oportunidades le mandamos un mail pidiendo explicaciones y jamás recibimos respuesta. Solo alega a que nosotras no participamos ni colaboramos con la Confederación, siendo que somos las únicas dos arbitras que tiene para poder representar”, agregó. Al mismo tiempo expresó que están esperando una respuesta formal para conocer el supuesto motivo por el que ambas hermanas están sancionadas.

Asimismo, Vanesa, otra de las perjudicadas por la decisión arbitral de Meritello señaló que no siempre les ha respondido los mails, incluso a raíz de esta actitud, ambas no recibieron el aval para que participen de un encuentro organizado por la Dirección de Arbitraje Nacional para poder mejorar la categoría de ambas porque supuestamente no eran parte de la confederación. “Yo le respondí que nosotras si colaboramos con el deporte, pero que no podemos hacerlo en el porcentaje que  él quiere, ya que nunca fuimos convocadas a las reuniones que realiza la confederación mensualmente desde el año 2018”, indicó.

Por otro lado criticaron las formas que tiene para manejarse Meritello, ya que cada vez son menos los judocas en la provincia debido a los malos  tratos que tiene y la forma poco profesional para manejarse. De hecho se han eco de los malos tratos que habían sufrido varias deportistas sanjuaninas, “evidentemente tiene algún problema con las mujeres, con el género y terminamos sufriendo discriminación género por parte de este señor”, aseveraron.

Por otro lado los hijos de ambas árbitras fueron apartados del mundo del Judo cuando se trataba de deportistas que habían logrado hacer varios podios a nivel nacional.  “Tengo una hija mujer que se inició conmigo y con mi hermana. Cuando ella comenzó a entrenar en el club manejado por Meritello, es decir Rivadavia, vivió unas situaciones desagradables, incluso la corrió, la maltrató durante un entrenamiento y mi hija no quiso hacer más Judo”, comentó Alejandra Tizera.

Un caso bastante similar ocurrió con el hijo de Vanesa debido a que el jefe de la Confederación trasladaría los inconvenientes que mantiene con los padres. “A mi hijo le cambio las formas de prácticas y técnicas cuando venía logrando sus podios, siempre teníamos roces. Incluso cuando mi hijo entrenaba en los campos, volvieron algunos problemas hasta que un día mi hijo llegó llorando a mi casa y me manifestó que no quería hacer más Judo tras volver del club Rivadavia”, aseguró.

Nos cuesta entender porque este hombre siempre sale tan bien parado, ya que siempre ha tenido problemas con todo el mundo del Judo. Cada vez son menos los profesores que están trabajando debido al poder que impone sobre el deporte, y el decide coartar de un día para el otro la carrera de cualquiera de un día para el otro”, concluyeron.