Informe

Desobedecer al macho: el llamado a los varones en el 8M

La revolución feminista en busca de una sociedad más igualitaria requiere acciones urgentes y profundas. No podemos mirar al costado, hay que poner manos a la obra. En esta nota, algunos conceptos a tener en cuenta para los varones. 
lunes, 8 de marzo de 2021 · 20:25

Hoy no es un feliz día. El 8M lejos está de ser una celebración para las mujeres. Es un día de lágrimas, bronca, gritos, furia, reclamos y marchas por las injusticias, la violencia y la desigualdad que sufren día a día.  

“¡Dejen de matarnos!”, dice Virginia Cantoni, integrante de Ni Unx Menos San Juan sobre qué le diría a un hombre el 8M. Es  que, urge tomar una posición activa en la lucha para evitar esta tragedia social que deja profundas secuelas. 

Pero, ¿qué podemos hacer los varones el 8M, y también día a día para aportar a esa lucha?. Para conocer la respuesta, Diario 13 consultó a referentes de la lucha feminista y de la igualdad de género. Paula Helena Mateos, docente, investigadora y militante feminista sanjuanina propuso a los hombre cuestionarse su lugar de privilegio en la sociedad

Jorge Baletti, docente, investigador y activista por la igualdad de género en San Juan recomendó aprender nuevos conceptos que surgen desde los espacios de lucha tales como “deconstrucción”, "nuevas masculinidades”, “micromachismos”, entre otros. Y por último, y quizás la parte más difícil, ponerlos en práctica. 

No obstante, para Baletti, “hay que tener cuidado con los deconstruidos de $2,50”. Esto sugiere que no basta con escuchar una charla o leer algunos tips (porque no existen) para ser un hombre deconstruido. El hombre deconstruido no existe, el cambio es más profundo, advirtió.

Por su parte, la militante feminista, miembro de NI Unx Menos, Virginia Cantoni, apuntó a que los hombres deben hacer su propio meaculpa para erradicar el machismo de la sociedad. 

Este es también un grito desesperado en un país donde en el 2020 se registraron 295 víctimas de femicidio confirmadas, incluyendo 29 femicidios vinculados, 8 personas Trans y 5 suicidios feminicidas, según los datos del Observatorio de Femicidios de la Defensoría del Pueblo de la Nación. 

D13: ¿Las feministas odian a los hombres?

Virginia: Odiamos el patriarcado, la misoginia, no es justo. Es más antiguo que el capitalismo. A los varones no los odiamos, odiamos sus machismos. Queremos que cambien, no es que queremos salir a matarlos a todos. Queremos que se bajen de sus privilegios. 

D13: ¿Qué propone el feminismo para cambiar esto?

Virginia: No necesitan de nosotras como si fuésemos sus madres o sus profesoras para ir llevándolos de la mano. Tiene que darse cuenta de lo que están haciéndole a la sociedad. A las personas que dicen amar. Eso pasa con las parejas, familiares, amistades. 

Es salirse del ego y los privilegios así jamás hayas violado o hecho algo de lo que la sociedad defenestra. Hay cosas mínimas, desde un propio que nadie pidió. Es hablarlo con las amistades. Si estas juntándote con alguien que esta escrachado, fíjate. 

A diario sufrimos femicidios, cada 18 horas matan a una mujer y ni hablar, porque no se cuentan, los transfemicidios. 
Yo tengo 26 años y desde los 9 he visto por lo menos 4 partes íntimas de varones sin haberlo pedido en la calle. Ni hablar en las redes sociales. 

Hasta un piropo es en realidad es acoso. Está mal porque yo no lo pedí. Es peligroso. Cuando una mujer camina por la calle vas con miedo, el miedo que te roben, te violen, te maten y aparecer en una bolsa y que tus compañeras tengan que salir a gritar por vos. 

Yo no soy maestra de nadie, me tuve que formar sola con mis compañeras y comprender que a mí no me podían hacer lo que estaban haciendo. No lo deben. 

No creo que debamos enseñarles cómo debe ser. Tienen que hacerlo ustedes. 

D13: ¿Se trata del concepto de deconstrucción?

Virginia: La deconstrucción tiene que ver con que la sociedad está parada sobre un constructo y que entiende que los roles de género están impuestos. La palabra viene de derribar esos roles, destruirlos y poder construir sobre eso. Es reconstruir eso.

El hombre deconstruido no existe. A las mujeres también nos cuesta deconstruirnos, aunque ya vemos que no tenemos ciertas cuestiones que si tienen los hombres. Ni hablar de otras identidades como lesbianas, trans. Incluso muchas mujeres tienen ciertos privilegios, las blancas de clase media, etc. Esto de todas formas sigue siendo pisoteado por los varones. 

Cuando te falta algo y naciste sin eso te das cuentas. Sentís los golpes, la muerte. Al varón que esta sobre sus privilegios les cuesta más sentirlo. 

D13: Y ¿existe el aliado en la lucha feminista?

Virginia: El aliado en teoría es el varón cis o hetero cis que intenta entender, informarse, hacer algo. El rol del varón aliado es poder militar internamente con sus amigos, con su familia. 

Si hay un violador entre sus amistades por lo menos hacerse cargo. Ese es el rol del varón aliado. 

Algunos varones acompañaron la marcha del 8M en San Juan

Para Virginia, construir nuevas masculinidades es necesario para construir nuevas sociedades. Explicó que los hombres deben dejar atrás la construcción de macho patriarcal, misógino y entender que las mujeres no son su posesión. Es trabajar con sus propios compañeros varones lo anti patriarcal, crear nuevas formas de relacionarse. En este sentido, aclaró que desde Ni Unx Menos no planean hacer un curso para enseñar a los hombres. "Estamos más preocupadas por las compañeras que tenemos en acompañamiento para denunciar sus casos en organismos como CAVIG o la Dirección de la Mujer que no están funcionando y que el re victimizan y violentan de vuelta. Estamos más en eso. El meaculpa lo tienen que hacer los hombres", aseguró. 

Por otro lado, la joven planteó la urgente implementación de la Educación Sexual Integral (ESI) con perspectiva de género en las escuelas. Sostuvo que es un pilar del discurso feminista en busca de construir una sociedad más igualitaria. La militante dijo que la escuela debe enseñar que una mujer trans es mujer, no es varón. No importan sus genitales. Que una mujer no tiene que ser tocada si no quiere. Que el abuso de niños es abismal, horrible, vergonzoso. "San Juan es una de las provincias con más abuso sexual de niños y que más se niega a aplicar la ESI. Es una mentira como la quieren aplicar solo en 14 escuelas como una parte de la currícula de una hora a la semana”, señaló Cantoni. 

Y criticó el modo en que buscan implementar esta herramienta en las escuelas. Por ello pidió que se haga efectiva tal como dice la ley, desde la primera infancia hasta el final de la secundaria. "No les van a mostrar pornografía a los niños de 4 años. les van a enseñar que no tienen que ser tocados por nadie. Y después ir integrando la diversidad, el cuidado en las relaciones sexuales, no solo las hetero, enseñar que existe diversidad”, cerró. 

8M en San Juan

La transformación del macho 

Para entender un poco más en profundidad hacia donde apunta la lucha por la igualdad de género, surgieron nuevos conceptos que buscan identificar algunas “certezas” machistas que deben erradicarse.  

Paula Helena Mateos y Jorge Baletti, dos referentes de la militancia por la equidad social, explicaron algunas claves. 

Deconstrucción 

  • Cuestionamiento de certezas
  • Economía de los cuidados
  • ESI
  • Lenguaje
  • Nuevas masculinidades

Certezas

  • Micromachismos 
  • Femicidios
  • Mainsplaning

Claves para la transformación 

  • Instalar la discusión

El rol del hombre

"El 8M es un momento histórico de reivindicación. Es un momento en el cual el hombre se tiene que pensar a si mismo deconstruyéndose y las protagonistas son las mujeres o las identidades feminizadas que a lo largo de la historia han sufrido violencia patriarcal", sostuvo Paula Mateos, docente, investigadora y militante feminista. 

Por su parte, el docente Jorge Baletti, señaló que "me parece que el rol del hombre en la lucha feminista consiste en escuchar las elaboraciones, los reclamos, las inquietudes que presentan las compañeras y contemporáneamente hacernos eco. El rol fundamental del varón es cuestionarse, revisarse y encaminarse a esa famosa deconstrucción.

Deconstrucción

Cuestionar de certezas machistas

Paula sostuvo que el varón debe revisar de qué manera fue criado y cuestionar cuáles son las certezas machistas que se le impusieron como naturales: poder, competitividad, supremacía. 

Sin embargo, señaló que no es solo el varón quien debe cuestionar este tipo de privilegios sino toda la sociedad. “Es la sociedad la que tiene que deconstruir esas certezas patriarcales para que ningún varón se convierta en estos seres violentos que son los machos”, dijo. “Ese machismo es resultado de una educación violenta que enfatiza en un poder viril la supremacía masculina. Lo que hay ahí es una obturación de la masculinidad, miedo a la vulnerabilidad, un no mirar partes de la propia identidad. De ese modo construir una especie de ser que se cree todopoderoso.

En este sentido, Jorge Baletti advirtió que hay que tener cuidado con los deconstruidos de $2,50. Esto sugiere que no basta con asistir a charlas, seminarios o tener amistades o familiares feministas para ser un deconstruido. El cambio es más profundo. “La deconstrucción no es barata. Implica cirugía mayor principalmente en los hombres, pero en toda la sociedad”, afirmó. “A estas personas también se les llama falsos aliados. Empiezan a abundar, es cool, es estar aggiornados. Decir que doy un deconstruido porque fui a conferencias, una charla, etc. No es tan sencillo”, agregó. 

“Tiene que ver con sacarnos el molde, desmontar esas prácticas, esos comportamientos, modos de pensar y sentir que hemos heredado a través de nuestra historia. Uno como personas y como colectivo va acumulando prácticas, modos de sentir y de pensar que dan por resultado estos varones y mujeres que somos. La deconstrucción implica darse cuenta de cuáles son los lugares en que nos apoyamos con esas certezas. Esto implica una remoción profunda. Es trabajo de años. Hace siglos venimos atravesado por la cultura del dominio, el ejercicio del poder”, indicó el docente. 

“Algunos feminismos plantean una operación profunda. Es ponernos a laburar, hombres mujeres, niños y espacios socioculturales para repensarnos y para lo cual es fundamental corrernos de las certezas”. 

Protesta del 8M en San Juan

Economía de los cuidados

Paula indicó que se calcula que las mujeres asalariadas trabajan un 30% más en las tareas de la economía de los cuidados. "Es ese valor económico que tiene hacerse cargo de cuidar a otros, por ejemplo hacer de comer, las tareas de la casa, etc. Esto suele recaer en las mujeres y eso es un valor económico que en general no se considera como tal. Es una categoría relativamente nueva", explicó.

La socióloga señaló que los hombres deben contribuir de manera igualitaria a este tipo de tareas. Además, es importante eliminar expresiones tales como “Yo te ayudo”. 

Ayudar no es la clave. Es co educar, co contribuir a la vida familiar, co cocinar, co ocuparse del lavarropas. Estoy planteando cosas de la vida cotidiana. No se trata de ayudar. Si te ayudan es que uno labura más que tu compañera. El ayudar es como una concesión que se hace desde la supremacía masculina. La clave está en el acompañamiento desde una ética de la equidad. Para mí eso es un verdadero humanismo”, planteó.

De igual modo, Mateos sostuvo la importancia de transmitir estas enseñanzas a los hijos. “Tenemos la responsabilidad de criar a las nuevas generaciones haciéndoles saber lo que ha pasado y tenemos que criar a les niñes no machistas, no sexistas, no violentos, esa una responsabilidad como familia”, comentó. 

Educación Sexual Integral

Para Baletti, la ESI es otra de las claves importantes al momento de hablar de deconstrucción. “La educación en la casa tiene que ser reforzada con la Educación Sexual Integral. No todo es privado, ni todo lo privado es político. No podemos sacar de la discusión que no se aplica la ESI en san juan. Esto lo repetimos hasta el cansancio. Es un error pensar que todo se reduce a lo domestico, hay una estructura sociopolítica y socioeconómica que responde a la matriz patriarcal. Por eso necesitamos que se implemente la ESI de modo serio, académico y laico. Con conocimientos actualizados para que el trabajo que hacemos individual no se malogre al ingresar a la vida escolar”, manifestó. 

Marcha del 8M San Juan

Lenguaje 

“Hay expresiones que tenemos que corregir. Y también le sumo que hacemos una llamada de atención con el uso de la E inclusiva. Su uso no es ni gratuito, ni liviano, ni antojadizo. Es para llamar la atención, romper con la naturalidad del lenguaje que también naturaliza ciertas cosas. No es una cuestión académica ni lingüística. Responde a una intencionalidad sociopolítica. Queremos irrumpir con una idea de diversidad dentro de la vivencia humana", planteó el investigador. 

Nuevas masculinidades (Por una sociedad sin miedo)

"Las nuevas masculinidades se llaman así porque es un tema que está en agenda desde hace pocas décadas. 
La masculinidad tiene que ser completada por la orientación que se le quiere dar. No por ser nueva, quiere decir que sea buena, menos tóxica o menos nociva. Hablamos de nuevas masculinidades que calan profundo, deconstruyen desde abajo y generan una idea de comunión, colaboración circular desde la ética de la igualdad", sostuvo Jorge. 

"De entre todas las denominaciones posibles que tiene la masculinidad, puede ser libre, no tóxica, no normativa, etc. A mi la que más me gusta es la de masculinidades desobedientes. Porque los varones venimos actuando un guión cultural de modo obediente. Nos dijeron qué hacer, qué sentir y qué pensar de una determinada manera", explicó. 

Baletti, dijo que una nueva masculinidad desobediente es generar en uno mismo, de modo autónomo, nuevas reglas de actuar, sentir y pensar compartidas con otros pares y con quienes sienten lo nocivo de ser masculinos, varones. Y también añadió que esto involucra a las mujeres porque ambos modelos y guiones sociales se combinan. Una sin la otra no coexisten. El hombre es dominador y la mujer la dominada, en términos generales, enunció.

Los hombre desobedientes son los que se atrevan a cuestionarse el modo de ser varones. Y va desde cómo poner la mano, cómo me tapo, cómo hablo. Cosas que tienen que ver con la  gestualidad masculina o femenina que tenemos prohibidas algunos varones y que genuinamente no nos sale así. Por hablar solo del comportamiento, imaginemos desde el sentimiento y el pensamiento. Desobedecer es el llamado que hago. 

Varones en la marcha del 8M en San Juan

Por su parte, paula Mateos dijo: "Pienso en la crianza de les niñes. Y los docentes tenemos el desafío, como familias y desde el lugar que ocupemos, invitar a les niñes a criarse en lo que se suele llamarse nuevas políticas de crianza. A criar en términos de equidad. A criar niños que no se rían de las niñas que no estén esperando para tocarles la cola. A criar niñas que no tengan la necesidad de sobre erotizarse para gustar". 

"Pensar nuevas masculinidades en realidad es nuevamente una invitación a una transformación social profunda porque las mujeres nos hemos transformado, visibilizado desigualdades, abusos. Y eso repercute en el mundo de las masculinidades buscando algunas masculinidades que no sean violentas", indicó. 

Para la investigadora de la UNSJ, eso debe repercutir también en las mujeres que deben encontrar modos de no estar siempre a la defensiva. "Nos hemos acostumbrado a estar con la guardia alta porque podemos ser abusadas en cualquier momento. Y así hemos criado a nuestras hijas", comentó.

"El gran desafío de pensar diferente es pensar también una sociedad sin miedo ni del lado de los varones, ni de las mujeres ni de las sexualidades diversas. Desde o heteronormativo también hay que ponerlo en cuestionamiento. Para esto hace falta valentía de todes, de varones y de mujeres, de familias y nosotres como mamás y papás criando nuevas generaciones", concluyó. 

Certezas

Micromachismos 

Para Paula, es importante identificar las actitudes machistas. "Son cotidianas y nos las hemos tenido que bancar por mucho tiempo. Es importante hacer esta transformación. Hace poco tiempo se hizo una identificación de actitudes micromachistas para saber donde habita ese 'enano machista' y cómo opera. Opera, por ejemplo, cuando una mujer realiza un trabajo y el varón que ocupa el lugar de jefe, por una cuestión cultural, se lleva el crédito. Es algo típico".

"Las mujeres tenemos un techo de cristal, un tope que no nos deja subir más. Por eso es importante la ley de paridad de género para los cargos políticos y de gestión en general. Nos dicen que las mujeres son histéricas o malcogidas. En estas pequeñas trampas de la vida cotidiana y laboral está el micromachismo. Es cuando a una mujer la tratan de nerviosa o histérica y le preguntan si le llegó la regla. Es otro ejemplo de una violencia desagradable", expresó. 

Otra cosa que tiene que ver con la menstruación es el mainsplaning. "Cuando el varón te explica algo que es de la mujer.
Una alumna nos comentaba que ella estudiaba medicina y venían los médicos hombres a explicar lo que era la menstruación. Es decir, alguien que no menstruó y no va a menstruar nunca.", contó  

Como hombres, ¿Qué hacemos frente a los femicidios?

Jorge Baletti explicó que es un tema supercomplejo.  "No parece que se estén incrementado sino que con los movimientos de las mujeres podemos dimensionar mejor los alcances de esta tragedia social que lleva siglos. Y por supuesto, que cuando hay una fuerza que implica remover ciertas estructuras, se obtiene un embate más foribundo. El movimiento de las mujeres está removiendo estructuras patriarcales y es esperable una reacción más violenta por parte de las estructuras machistas. Por eso, por un lado vemos más femicidios, pero también vemos que tienen cada vez un mayor poder simbólico, gracias a esas mujeres indisciplinadas y felizmente desobedientes de parte del patriarcado", indicó. 

"Estamos viendo algo que siempre existió. Hay un recrudecimiento de este machismo que se ve amenazado en sus bases. Por otro lado, creo que discutir pone en la agenda social y educativa esta cuestión. Claramente hay mucho que hacer con quienes administran justicia y seguridad en el país y en general en en todo el planeta. Hay una connivencia del poder patriarcal con quienes ejercen la seguridad y la justicia que claramente es el próximo objetivo", dijo. 

"Ya forma parte de la agenda política en el país. Es necesario remover esas dos capas del funcionamiento social que estaban haciendo red con el machismo y un patriarcado y como dicen las compañeras un machismo que en algún momento se va a caer". 

Claves para la transformación 

Jorge Baletti explicó que para bajar estos conceptos a las discusiones cotidianas es importante que los varones se posicionen frente a la cofradía masculina o de los varones. Si bien sostuvo que no todos los varones son machistas y patriarcales, hay una inacción que termina reforzando los esquemas patriarcales. 

“Cuando escuchamos comentarios sexistas, cuando se cosifica a la mujer o se pasan fotos por WhatsApp que vulneran los derechos de mujeres y niñas, no decir nada es una forma de producir el sentido común de que eso es normal y no es bueno. A esta altura podemos decir que además de ilegal, es sumamente nocivo. Los varones tenemos que tener una postura más activa en la cofradía de los varones que es la que respalda los hechos delictivos a gran escala y los micromachismos”, indicó. 

“Los varones tenemos que tener una actitud más activa, llamar la atención, invitar a la reflexión o incluso censurar. Si no podemos hacer eso, por lo menos no le pongamos el cuerpo. Hay que retirarse de los espacios en los que hay maltratos, abuso verbal y cosificación de la mujer”, agregó.

El investigador, reiteró que “no hay formas baratas de deconstruirse. “A veces me pide que demos tips. No hay tips. Se trata de una operación profunda, de estar alerta, revisarse, de controlarse, retroceder. Sino terminamos actuando de una forma de deconstrucción, pero en el fondo siguen sosteniendo los privilegios y estructuras machistas”, dijo. 

Por su parte, la docente de la UNSJ, paula Mateos, hizo foco en que hay una triste realidad en la que la mayoría de las mujeres sufrieron algún tipo de violencia a lo largo de su vida. Mientras que a los hombres les cuesta reconocer haber cometido algún tipo de violencia o abusos, o han sido cómplices. “Hay una sociedad que ha eufemizado la violencia y para muchos varones, cuestiones que son violentas, son vividas de manera jocosa. Hemos tenido presidentes que han dicho que están a favor de decirles a las mujeres ‘que lindo culo tenes’. O han pedido que les lleven mujeres a la Casa de Gobierno para que bailen desnudas. Hemos tenido desde el poder un ejercicio absolutamente violento que después se expresa en cosas como piropos que también son violentos”, apuntó. 

En este sentido, Mateos dijo que “las feministas estamos en contra de cualquier tipo de piropo porque es una intromisión en la vida personal de la mujer”. 

Para la socióloga, la clave de la transformación está en no ser cómplices como varones, se trata de no estar cómodos nunca en ese lugar de certezas.  “Está bien pararle el carro a los amigos que se les va la mano. Es correcto salirse de los grupos de WhatsApp en los que se exceden los límites. Es lindo ver que los pibes más jóvenes lo hacen. Es algo que les cuesta a los varones más grandes. Los chicos no lo admiten y hay un cambio cultural en ciernes ahí”, señaló. 

Manifestación del 8M (8/3/2021)

Instalar la discusión 

Jorge Baletti, sostuvo que para luchar contra la desigualdad de género dijo que hay que hablar, discutir. “Hay mucha gente que escucho decir: ‘ya me tienen podrido con el feminismo’. Pero vamos a seguir insistiendo y hablando. Las mujeres son un ejemplo con sus movimientos, colectividades, asambleas. No hay que cansarse de instalar la discusión. No hay escapatoria, no hay vuelta atrás. La historia va a dar un giro y nosotros nos vamos a recordar porque estuvimos de un lado o del otro del cambio a nivel global. Esto que hacemos es vital para que esos abusos cotidianos dejen de suceder. Tenemos que instalar una agenda diferente en las discusiones, pero también en nuestros modos de comportarnos”, afirmó.

Pese a todos estos fundamentos, muchas personas plantean la libertad de pensamiento a la hora de la discusión sobre la igualdad de género. 

D13: ¿Qué pasa con los que no quieren cuestionarse? 

Jorge: Tenemos que remitirnos al modelo de los derechos. Todos somos libres de pensar como queremos pero sin dañar los derechos de los demás. Hay que acompañar una reflexión. Seducir a quienes se sienten incomodados en lo más  profundo porque es un replanteamiento hondo y hay que acompañar y hacer este tipo de reflexión. 

Vos tenés derecho a pensar como quieras pero si eso vulnera la integridad sexual, moral intelectual, emocional de una persona, tu derecho se convierte en una herramienta en contra de la vida de otro. Primero es eso.

También, en las conversaciones, en lo cotidiano, en algún momento hay que ir al choque y esto las compañeras lo saben mejor que nosotros. Pero en las reacciones sociales hay que tener cierta cintura de docente de que la persona que se rehusa a pensar de una manera distinta, no esta viendo los beneficios que tendría. 

Varones en el 8M en San Juan

No hay que olvidarse que los varones somos también victimas del patriarcado en nuestro modo de pensar, de sentir y de actuar. Porque nos distanciamos de la genuinidad de nuestras motivaciones, sentimientos y pensamientos. No digo que sufrimos por igual, pero también lo sufrimos. 

Es mostrarle a las personas cuáles serían las ventajas de pensar, sentir y actuar de otra manera y esto nos obliga a nosotros a convertirnos en comunicadores, educadores y a replantearnos por qué deberíamos pensar de otra manera. 
No todos tienen en claro por qué hay que cambiar de modelo, pero eso también es un avance que hay que lograr.