TESTIMONIO

Fue desaparecido hace 43 años, su hermana aún le habla

Oscar Silverio Castillo fue una de las víctimas del golpe de Estado de 1976. Su hermana contó su historia en un nuevo aniversario de su desaparición forzada.
miércoles, 7 de abril de 2021 · 22:56

El 7 de abril de 1978 Oscar Silverio Castillo lo desaparecieron, en San Juan. Pese a los esfuerzos de su hermana por encontrarlo y salvarlo, fue una de las tantas víctimas de la última dictadura cívico-militar del país.

Oscar era un hombre que sin miedo llevaba como bandera a sus ideales. Por eso lo mataron. Militaba en la Juventud Obrera Católica, en el Movimiento de Izquierda Tacuara y en la Juventud Peronista; lo hizo hasta el final.

A sus 35 años estaba casado y tenía un hijo, llamado Pablo Emiliano. Además de militar, trabajaba. Era delegado gremial de ATSA y cumplía funciones en el servicio provincial de Salud. A esa edad lo detuvieron ilegalmente. Específicamente el 12 de febrero de 1978 empezó su calvario.

Meses después, el 7 de abril –un día como hoy, en un contexto muy diferente, fue secuestrado y desaparecido. Su hermana, Diana Tello Roldán, aún recuerda la desesperación que sintió “visitando comisarías, juzgados, regimientos y arzobispados. Buscando abogando y no consiguiendo para hacer un recurso de hábeas corpus para que las agencias de noticias extranjeras publicaran las noticias de tu secuestro”. Han pasado 43 años desde que no lo ve y todavía le habla.

Finalmente consiguió un empleado judicial que la ayudó, pero, según comentó, fue difícil con “el cinismo de los cómplices que siempre respondieron ‘no sabemos nada’". “Buscarte con tanta desesperación, tratando de ganarle al silencio y a la muerte. Todo fue inútil. Y fui guardando copias de todos los trámites y así reconstruí los expedientes de denuncias que sospechosamente también desaparecieron. Así se juzgaron y condenaron a algunos de tus asesinos”, le dijo a su hermano en este nuevo aniversario de su desaparición forzada.

“A vos Oscar, que militaste desde adolescente por los más pobres, manteniendo siempre tus principios, tu espiritualidad, tu alegría. Te quisieron desaparecer, pero no pudieron. Hoy estás presente y vivo en nosotres. Te seguimos buscando. Con orgullo te recordamos y reivindicamos. Hasta la victoria siempre, Yaco”, le recordó Diana a Oscar, que no está físicamente, pero sí con cada uno de los que exigen justicia por él y por todos los asesinados y desaparecidos durante el golpe de Estado.