Atención

Tras 15 años, avanza la quita de la concesión del Hotel de Pismanta

La medida tendrá lugar por una gran deuda y falta de obras.
jueves, 10 de junio de 2021 · 09:12

Luego de 15 años, el Gobierno provincial busca avanzar en entregar la concesión del Hotel Termas Pismanta a una cooperativa de trabajadores que realizaban funciones en el establecimiento. Es la decisión está pronto a oficializarse porque busca dar por concluida esa etapa y hacer una convocatoria para entregar el manejo del complejo a un nuevo interesado. Es que desde el Gobierno no quieren dejar que se pierda el único hotel con aguas termales que tiene el territorio local, además de que la cooperativa adeuda una suma abultada del pago del canon de explotación de las instalaciones y no ha efectuado las remodelaciones comprometidas.

Cabe destacar que la concesión del hotel fue entregada durante el 2006 a un grupo de empleados nucleados en la Cooperativa Cacique Pismanta, sin embargo sus integrantes no han cumplido con algunos de los requisitos exigidos. Alguno de ellos, es el pago de un importe mensual por la explotación y según fuentes gubernamentales, la deuda viene desde antes de que comience la pandemia. De hecho hubo una refinanciación, pero tampoco la cooperativa pudo hacer frente al pago y ahora la deuda es importante.

Además otro de los problemas que se han presentado, es que la entidad debía hacer una serie de innovaciones y remodelaciones para mejorar el servicio y tampoco lo cumplieron. Por el primero de los problemas, el Gobierno provincial, como dueño del establecimiento, mandó las actuaciones a la Fiscalía de Estado para el cobro. Y por el otro está interviniendo la Asesoría Letrada de Gobierno, por el incumplimiento del acuerdo firmado entre los miembros de la cooperativa y la Provincia. Esto quiere decir que no se trata de la decisión de un funcionario, sino que se trata de un proceso legal que está avanzando. Al mismo tiempo desde Gobierno aclararon que se tendrá especial cuidado con los trabajadores, ya que para la economía iglesiana se trata de una importante fuente laboral.

Si bien el plazo de finalización de la concesión es hasta el mes de octubre, las autoridades de Gobierno no descartaron que la revocación se haga antes para adelantar el llamado a un interesado en explotar el complejo termal ubicado en Iglesia, el único que hay hasta ahora en la provincia con más chances de volver a funcionar. Es que todavía no están definidas las características de la convocatoria ni por cuántos años será. No obstante, en el Gobierno confían en que habrá interesados, por supuesto para cuando se puedan superar los efectos de la pandemia, porque el turismo termal es un negocio que funciona en muchas partes del mundo. Sin ir más lejos, en Mendoza funcionan las Termas de Cacheuta, con un complejo abierto al público y un hotel con todas las comodidades para recibir a los visitantes.

La decisión tiene lugar en un momento complejo para la cooperativa porque, según fuentes del sector, hay división entre los trabajadores y no todos comparten el manejo que se ha venido haciendo de las instalaciones en los últimos meses. Pero no se pudo ubicar a nadie dispuesto a explicar la situación.

En ese sentido hay que decir que, como sucedió con todos los hoteles de la provincia, a excepción de unos pocos que pudieron trabajar con los sospechosos de haber contraído coronavirus, el de Pismanta tuvo que cerrar sus puertas en marzo del año pasado. Y recién a fines del 2020 la minera Barrick contrató el uso de parte del establecimiento con dos fines. El primero, testear a los trabajadores iglesianos antes de que suban a la mina Veladero y así frenar los contagios. Y también empezó a usar algunas habitaciones para alojar a sospechosos de haber contraído la enfermedad. Y actualmente esa tarea continúa.

Por otro lado, la Municipalidad de Iglesia se encuentra siguiendo de cerca la situación del establecimiento porque hay unos 30 trabajadores involucrados en esa operación. De hecho desde Gobierno manifestaron que van a consultar con las autoridades municipales sobre los pasos a seguir. Hasta ahora, el hotel de Pismanta es el único que está más cerca de volver a funcionar porque también hay un proyecto para reflotar el complejo termal de La Laja.