RECUERDO EN PRIMERA PERSONA

El día que se paralizó el mundo por la lesión de Messi en San Juan

El médico que atendió a Lionel, el doctor Eduardo Orellano, reveló que el capitán de la Selección es una persona humilde y sencilla.
sábado, 12 de junio de 2021 · 13:34

A medida que pasa el tiempo San Juan se va haciendo un nombre importante en el mundo del deporte. Sin embargo uno de los momentos que quedará grabado en la historia provincial se produjo justamente alrededor de un evento deportivo. Se trata de la lesión de Messi a días del comienzo de una Copa América. El médico que lo atendió habló con Canal 13 para recordar esta única experiencia que le tocó vivir.

Fue un 27 de Mayo del 2016 cuando la Selección Argentina enfrentaba al combinado de fútbol de Honduras. Se trataba del último amistoso antes de comenzar una nueva Copa América que ilusionaba a la albiceleste que tenía en el banco al "Tata" Martino. Todo era emoción entre los sanjuaninos hasta que Lionel cayó al piso acusando un gran dolor en su espalda.

El 10 no se levantaba y tuvo que ser asistido para salir a la cancha. Argentina, España y todo el mundo se frenó al ver estas imágenes. El astro del fútbol podía perderse la competición continental. Para saber que tenía el capitán lo trasladaron en ambulancia hasta una clínica privada situada frente a la plaza Aberastain.

Dicho centro asistencial estaba preparado para recibir a cualquier lesionado de este amistoso. Es más el día anterior ya habían atendido a Sergio "Chiquito" Romero. El arquero presentaba una dolencia en una de sus rodillas y le hicieron una resonancia. En este caso el operativo tuvo que ser mucho mayor debido a la magnitud de la figura que estaban trasladando.

Para llegar lo más rápido posible efectivos policiales interrumpieron el tránsito y cambiar el sentido de las calles para agilizar todo. El vehículo ingresó por calle Rawson, venía desde el Acceso Sur y doblaron por calle Laprida. Minutos después ingresaron al establecimiento médico por un portón lateral para evitar la gente de la sala de espera. En ese momento el doctor Eduardo Orellano ya estaba esperando a Messi para someterlo a dos pruebas para constatar su lesión.

"Yo estaba viendo el partido en el sillón de mi casa. En el tiempo complementario veo que Messi se lesiona y queda en el piso. Empezó una movilización de llamadas por teléfono diciendo que estuviésemos atentos porque podía ir a la clínica donde trabajo yo. Después me llamaron y me dijeron que lo iban a trasladar, fue bastante rápida la llegada. Había que organizar todo porque a esa hora, cerca de las 00:00, habían pacientes y había que despejar la sala para organizar la sala con los técnicos", recordó el especialista.

Si bien la clínica cuenta con sus profesionales Messi llegó acompañando del doctor Alejandro Rolón. En el lugar sometieron al futbolista a una resonancia magnética para luego hacerse una tomografía computada 3D. Mientras le realizaban las pruebas el adolorido deportista se mostró preocupado por su estado de salud.

"Estuve hablando con él, me pareció una persona tranquila y cálida. Estaba preocupado por su lesión, quería jugar y estaba desesperado por seguir en la Copa América. Tenía que viajar a España y después a Estados Unidos. Me contaba que tenía que subirse a aviones y no podía hacer reposo ni kinesiología porque en dos días tenía que presentarse en España. Cuando me acercaba me preguntaba que tenía. Se sentía muy molesto", rememoró.

Una vez que estuvieron los resultados de las placas Rolón comenzó a analizarlas junto al sanjuanino. Allí ambos llegaron a la conclusión de que se trataba de una contusión en la zona lumbar. Luego de que definieran esto Orellano debió salir de la sala en donde quedaron el médico de la Selección, Messi y la gente que lo acompaña a todos lados.

Afortunadamente no se trataba de nada muy grave por lo que no le demandó mucho tiempo de recuperación a la figura del Barcelona. Debido a esto pudo retirarse de manera tranquila del centro. Seguramente para Lionel habrá sido un día más de su carrera pero para Orellano será una anécdota que contará el resto de su vida.

"La verdad que uno lo ve en la cancha y lo ve que es humilde. Lo que me sorprendió es que no es tan bajo como todos lo pintan. Yo mido 1,78 mts y no era mucho más bajo que yo. Se lo notaba con un físico privilegiado. Tengo fotos de la cámara de seguridad pero no daba y yo no soy de hacer esas cosas", sentenció el doctor.