Indignante

El peor final: pasaron casi un día entero con su abuelo muerto en la casa

Una familia en La Bebida vivió una verdadera pesadilla luego de encontrar el cuerpo sin vida de un abuelo. "Mi abuelo no es un perro. Él ha sido una persona muy buena, no se merecía esto", manifestó una de sus nietas.
viernes, 4 de junio de 2021 · 08:35

Una noche de tristeza y bronca invadió a una familia de La Bebida. Encontraron muerto a su abuelo por la noche del miércoles y tuvieron que esperar más de 20 horas con el cuerpo en la casa hasta que llegaron a retirarlo.

Yesica Firmapaz, nieta del hombre fallecido, relató la indignante situación al móvil de Canal 13. “Mi abuelo murió por causas naturales. Cuando la familia llegó lo encontraron en el piso. Uno de mis tíos dio aviso a la policía. Nadie nos dio una solución ni fueron a buscar el cuerpo. Una vergüenza porque desde las 20 que está el abuelo muerto en su casa”, manifestó.

“Nadie nos dice nada, vino un policía y trato mal a mi tío. Una falta de respeto. Nadie nos viene a decir que se llevan el cuerpo o cuando. Me siento muy mal porque mi abuelo no es un perro. Él ha sido una persona muy buena, no se merecía esto. Cualquier persona del barrio lo puede decir. Una vergüenza que él todavía este ahí”, dijo la mujer.

Al momento de la entrevista, cerca de las 14 del jueves, el cuerpo del fallecido continuaba en la casa después de pasar toda la madrugada y la mañana en el lugar. Sus familiares, contaron que el hombre trabajó en la municipalidad y siempre se la rebuscó por su familia. “Estoy muy dolida por todo esto. Una falta de respeto total”, dijo la nieta.

Afortunadamente, después de 20 horas lograron que se lleven el cuerpo de la casa. “Gracias a un amigo pudimos conseguir todo porque si esperamos que muevan los papeles es todo un tema. Es una persona, es mi abuelo, y no quiero que le pase a nadie. Todavía lo tenemos en la casa”, dijo Yesica al momento de la entrevista.

La mujer relató que el hombre estuvo varias horas en el piso y luego lo tuvieron que mover a la cama. “No podía estar toda la noche en el piso. Lo llevamos a la cama, le pusimos algodón, lo tapamos, no lo podemos ni cambiar. No sabemos si nos corresponde a nosotros o no”, dijo entre lágrimas la joven.