DESGARRADOR TESTIMONIO

Habló la mamá de Benjamín: 'Escuché el estruendo y nunca pensé que era mi hijo'

La madre del niño de 8 años que fue atropellado en Rawson relató con lágrimas en los ojos cómo vivió ese trágico momento.
viernes, 16 de julio de 2021 · 11:08

El pasado fin de semana se produjo una tragedia vial que conmocionó a todo el pueblo sanjuanino. Un niño de 8 años murió al ser atropellado por un auto conducido por un joven alcoholizado que circulaba en contramano. Este viernes la madre de la víctima decidió romper el silencio para contarle al móvil de Canal 13 como vivió esa horrorosa situación. 'Escuché el estruendo y nunca pensé que era mi hijo', expresó.

María del Carmen contó que Alejo Benjamín era su hijo más chico y que por ende era el más apegado a ella. Directamente todas las noches dormía con ella. Al pequeño le gustaba mucho el fútbol por lo que no se perdió la final de Argentina y Brasil por la Copa América. Motivado por el histórico triunfo no quiso perderse la oportunidad de salir a festejar.

"Había estado en un cumpleaños de unos vecinos que son amigos de él. Yo trabajo y cuando llegué a la noche él estaba ahí, se lo había dejado a cargo a mi hermana. Después vino, se puso a ver el partido y se puso re contento por lo que ganamos. Me dijo que se iba a ir enfrente a festejar con los chicos. Se fue enfrente y después vino a decirme: 'Mamá dicen los chicos si puedo ir con ellos para la plaza a ver la caravana' y le dije que no porque era muy chiquito. Me hizo caso y se quedó a esperarlos", relató.

Benja se quedó esperando que sus amiguitos regresaran y cuando esto sucedió cruzó la calle para reencontrarse con ellos. Allí estuvieron celebrando con banderas y cornetas. Luego de un tiempo el chico al parecer se cansó y quiso regresar a su casa según lo que un amigo le contó a María. Justo en ese momento fue cuando se produjo el accidente.

"Uno de sus amigos me dice que él se quería venir y ahí fue el accidente. Siempre tenemos la ventana abierta para mirarlos. Ahí sentimos el estruendo y cuando salimos vimos que un auto había chocado enfrente. Uno de ellos gritaba: "El Benja, el Benja". Yo salí a buscarlo porque pensé que lo llamaban por el accidente, pero nunca me imaginé que era mi hijo el que estaba abajo del auto. Ahí los vecinos empezaron a correr el auto para sacarlo y mi hijo ya estaba muerto, mi hijo murió en el instante", recordó.

Si bien lograron retirarlo de abajo del vehículo, lo subieron al auto de un vecino y lo llevaron hasta La Rotonda, el chico ya había muerto. No mostraba signos vitales y los profesionales de la salud de dicho establecimiento terminaron de confirmar la triste noticia. Sumado a esto Exequiel Sigalat, el responsable del fallecimiento del niño, intentó escaparse.

"El venía en contramano. Vimos un video donde dobla despacio como sabiendo que va en contramano. Después pega la acelerada que es cuando dobla. El otro chico que venía por Félix Aguilar debe haber mirado para la Santa Rosa y no imaginó que se iba a topar con un Clio en contramano que venía con luces apagadas. No tiene carnet, no tiene nada ese hombre. Como será el estado en que venía que ya no servía una rueda de su auto y quiso escapar pero no pudo. Se bajó del auto y ahí lo agarraron los vecinos", expresó.

María del Carmen tiene más que claro que ningún fallo judicial va a devolverle al pequeño Alejo Benjamín. Sin embargo dejó en claro cuál es su máximo deseo en este momento: que los responsables no queden en libertad. Cabe destacar que la máxima pena contemplada por la justicia son 6 años de cárcel

"Mi hijo no va a estar más, nadie me lo va devolver. Lo único que quiero es que ellos paguen como debe ser pero acá no hay justicia. Le van a dar de 3 a 6 años a esa persona, como si hubiese matado a un perro y es un niño el que han matado, es mi hijo. Nunca pensé que esto nos iba a pasar a nosotros. Uno siempre ve las noticias y dice "Ay pobre gente". Yo no entiendo nada de juicios, lo único que quiero es que ellos no queden libres. Lo que el mató es un niño no cualquier cosa. El se quiso escapar", sentenció.