NOTA ESPECIAL

Exclusivo: su hijo se fue a Israel hace más de 2 años y volvió para sorprenderla

Moshé Perstein viajó a Oriente Medio en 2019 y desde ese momento no veía a su familia. En secreto, con la complicidad de su hermano y de Canal 13, volvió a San Juan para darle la mejor sorpresa de todas a su mamá.
sábado, 11 de septiembre de 2021 · 11:58

Moshé Perstein es un joven judío de San Juan que desde que era adolescente tenía en claro que quería mudarse a Israel. Para cumplir el sueño debió esperar hasta los 21 años. Cuando tuvo esa edad en el 2019 no lo dudó y viajó al Medio Oriente para radicarse allí. Desde ese momento no volvió a tener contacto físico con su familia. Sin embargo, con la complicidad de su hermano y de Canal 13, regresó para fundirse en el más tierno abrazo con su madre que no esperaba su arribo.

Amalia Sánchez, mamá de Moshé, estaba viviendo una de las situaciones más complicadas que puede atravesar una madre: tener lejos a un hijo. Esto se debe a que Moshé Perstein, u Octavio Perona como lo conocen algunos en San Juan, a sus 21 años decidió mudarse a Israel.

"Que se vaya a tanta distancia un hijo es un sentimiento que no se termina de ir, es nostalgia permanente. Por ahí cuesta mucho al principio porque uno siente un vacío por no tenerlo. Por más que ellos sean independientes y hagan sus cosas cuando estaban acá los veía siempre. Estando lejos los momentos más difíciles son cuando tiene un problema y no podes ayudarlo", aseguró la mujer.

Juan Perstein, hermano de Moshé y partícipe de la sorpresa, se sumó al pensamiento de su madre. El joven reveló que lo más duro es no poder viajar con facilidad y el dolor se profundiza aún más cuando Octavio tiene algún problema. El hecho de no poder darle una mano al estar a miles de kilómetros de distancia es de las peores sensaciones.

Esta sensación se agudizó cuando de manera obligatoria al viajero lo enlistaron en el Ejército Israelí. De esta manera formó parte de la fuerza cuando se produjeron los constantes bombardeos en aquellas tierras. Debió hacer guardias y continuar trabajando normalmente bajo ese contexto tan hostil. Sin embargo esta sensación de vacío e incertidumbre terminó para Amalia. Su hijo regresó sin avisarle y ambos pudieron fundirse en un amoroso abrazo que jamás olvidarán.

Así fue la construcción de la sorpresa y el tan ansiado reencuentro de la familia Perstein: