EVOLUCIÓN HUMANA

Especialistas reconocidos dijeron lo suyo sobre astrología y astronomía

El panel se conformó en el programa Evolución Humana de Canal 13. La fe, otro de los temas que fluyó en este caso.
domingo, 16 de junio de 2024 · 09:30

Muchos dicen que el origen de la astronomía es por la astrología, porque muchos eran astrónomos y astrólogos a su vez. Esta vez, hablaremos con el astrónomo Hugo Levato Y el sociólogo Roberto Dacuña.

-Licenciado Levato, ¿ cómo observó este tema de la astronomía?

-Alguna vez, se nos pasó por la cabeza hacer esto decía Keppler.

-¿Keppler era astrólogo también?

-Él hacía los horóscopos pero sabía que no servían para nada. Los cobraba hace cuarenta siglos, mil años en Babilonia, se hacían cosas, por ejemplo: el planeta Marte, como era rojo, era sangre, violencia, entonces el que nacía bajo la influencia de Marte, era un tipo violento y ese tipo de cosas.

Después la astrología se fue flexionando. El primer horóscopo que se tuvo fue en el 470 A.C. con un poco de trigonometría y teniendo los gráficos de los planetas uno hace el horóscopo. Ahora interpretarlo es el problema central.

Todas estas cosas las cumple la astronomía, porque ningún astrónomo se ha publicado un estudio completo, estadístico sobre como influyen los astros sobre el comportamiento humano.

-Bueno, pero hay astrólogos que le llaman ciencia la astrología y por eso recurren a las constelaciones. Hay libros y cantidad de investigadores que dicen hasta el día de hoy que hay una influencia energética desde los astros a los seres humanos o como quieran llamarlos. Sabemos que las constelaciones que ya no son las mismas de hace cuatrocientos o dos mil años.

-No, hay un problema grave para la astrología que es lo que enseñan en el colegio son sólo los dos movimientos que los hombres pueden percibir, la rotación día y noche y la rotación alrededor del sol, pero la Tierra tiene nueve movimientos. El más contiguo a esos dos, es que el eje de rotación del planeta es que hace un cono en el cielo en un periodo de veintiséis lunas en relación a la astronomía, porque el sol que hace dos mil años, cuando yo nací 18 de febrero, estaba en acuario hoy no está en acuario.

Un desplazamiento de la mecánica celeste

Y por ejemplo: hoy la estrella Polaris está prácticamente en el Polo Norte, dentro de cinco mil años o hace cinco mil años estaba otra estrella que se llamaba Tubaris y dentro de catorce mil va a estar Vega que es una estrella muy brillante y dentro de 26 mil años, vuelve a estar Polaris. Entonces este movimiento, a hecho que los signos que fueron adjudicados en ese momento, esas constelaciones en el zodíaco, aparte de que ya no son doce, sino que hay dos más eso cambió. Ya el sol no está en esas constelaciones como antes. Por supuesto que hubo gente que ya empezó a dudar de esa fe acerca de la astrología.

Hubo una batalla terrible en la antigüedad, en Italia. Los romanos contra un ejército de cincuenta mil hombres enfrentaron a un ejército de cuarenta mil, dirigido por Aníbal y el ejército de cuarenta mil destruyó prácticamente a los romanos y Cicerón se preguntaba si esos muertos el 2 de agosto de 216 A. C. habían nacido todos bajo el mismo signo.

Así las cosas, la iglesia católica estaba en contra del horóscopo, San Agustín, San Isidro hablaban de los gemelos nacidos en la misma época y con destinos totalmente diferentes. Después la iglesia aceptó a la astrología en la época del Renacimiento, cuando ya no era fatídica. Incluso algunos Papas tenían su astrólogo personal. Ningún monarca iba a la guerra, si el astrólogo no le decía este es tu momento.

-Doctor Alberto Dacuña dentro del mundo de la sociología, esta lo humano, se dice que toda la gente cree en algo y por algo, ¿de cuantas más actividades de creencias nos tenemos que enterar?, ¿porqué la necesidad del ser humano de creer en estas cosas?

-No podemos dejar de pensar en clave sociológica, que los sistemas de pensamientos y conocimientos, no están al margen de los procesos de construcción social. Pensemos por ejemplo, cómo la astrología servía para justificar guerras y órdenes de la existencia.

-El valor del conocimiento científico o no, no está en si, sino que está en clave de garantizar los procesos de reproducción de nuestra sociedad.

En nuestras sociedades industrializadas, en las que la utilización de la naturaleza, se ve influenciada por el conocimiento científico claro que se convierte en un sentido de contar de la realidad de manera hegemónica.

La gente tenía otros modos de conocer, de tener control y estos procesos van de la mano para garantizar la reproducción de la realidad. Cuando decimos tiene un valor histórico y social, también tiene un valor político, también tiene un tinte político para comprender al hombre y su función en este mundo Además de una razón de ser en este mundo.

A veces por explicarlo todo se elimina o anulan los otros modos posibles de ver la realidad. Durante siglos, es interesante porque desde ahí comienza a ser, pensada la ciencia en clave de un conocimiento. Todo conocimiento tiene un sentido utilitario y otro de valor, que se construye en sociedad.

-¿Por qué el ser humano hasta el día de hoy, siglo XXI, sigue creyendo tanto sobre la astrología?

-Yo pregunto, de manera analítica, ¿por qué la gente sigue siendo religiosa? El pensamiento religioso no se puede concebir como un pensamiento racional. Hay procesos de contrastación, de verificación, de producción en un conocimiento preciso, sino que está vinculado justamente con un sistema de creencias donde hay un origen que es justamente la fe. Entonces la existencia humana, es demasiado compleja para decir que no hay una manera única de concebir la realidad. Son modos que predominan en la realidad, pero de ninguna manera se puede pensar que es única.

-Doctor, dentro de lo que es la astrología se puede incorporar la homeopatía. Hay muchos autores, que han catalogado a la homeopatía como un fraude y así otra cantidad de actividades, ¿hay que tener para todo, una visión científica, o es bueno que la gente crea?

-Esto como decía el doctor, es una cuestión de fe. Si hay gente que cree en la astrología no molesta a nadie. El único problema es que hay gente de usufructúa con eso y no conviene. La gente debe saber que está pagando por eso y no tiene una realidad confiable.

En la secretaría de cultos del ministerio, tiene 3654 cultos registrados en Argentina y todos creen que tienen razón. Lo mismo pasa con la astrología. La babilónica no tiene mucho que ver con la china, la japonesa e hindú. Y no puede hacerse predicción minuciosa porque las variables son muchas.

Están las casillas, las casas en la astrología y la cantidad de variables es tan grande que es imposible hacer una predicción precisa. Entonces, cuando yo daba charlas, había siempre en la primer fila algunas viejitas que me preguntaban cuando yo hablaba del Bing Bang, y me preguntaban como se entiende esto con lo de la Inmaculada y yo le decía es cuestión de fe, ahora si yo tengo que presentar una teoría debo hablar con pruebas porque es parte fundamental para que otro también lo pueda probar.

-Doctor Dacuña, a las creencias ¿hay que comprobarlas, hay que creerlas?, ¿por qué creemos en tantas cosas que no están confirmadas?

-Voy a decir algo, que puede sonar agresivo pero en realidad la ciencia es un sistema de creencias de la humanidad. Seguramente va a ser superado por otro más. La ciencia va a ser superad y suena interesante, tiene que ver con como creemos y habitamos nuestro mundo. La ciencia será cuestionada y redefinida, porque es un sistema que es falible.

Una verdad científica dentro de 50, 100 años puede cambiar.

Lo interesante es darle pluralidad al pensamiento, la posibilidad de darle al pensamiento muchas opciones. Hace muchos años atrás, sólo se debía pensar de una manera única, no era posible ser diferente.

-¿Algo más que quiera sumar licenciado Levato?

Estoy de acuerdo, pero simplemente modificaría un poco lo que dice el doctor. Para mi no cambia la ciencia, sino que cambian los conocimientos. Lo vemos a diario en la medicina, cambian las técnicas pero no el modo de hacer ciencia.

Muchas gracias por venir, seguramente nos reuniremos nuevamente.