Sale a la luz el caso de un sacerdote que abusó y mató a una mujer

La cadena CBS a través del documental ‘Sins of the Father’ , sacó nuevamente a la luz pública un caso que estremeció a miles de personas en los años 60, se trata de la historia del exsacerdote estadounidense John Feit, de ahora 85 años de edad, que después de 60 años de evadir la justicia, respaldado por la iglesia católica, fuera declarado en diciembre del año pasado culpable por la violación y asesinato de Irene Garza, una maestra de primaria y reina de belleza que había sido reportada como desaparecida el 14 de abril de 1960.
martes, 27 de febrero de 2018 · 20:56

 

Según BBC, el cuerpo de la mujer fue hallado por un joven el 21 de abril del mismo año, quien describió haber pensado que era un saco flotando en una zanja y posteriormente se dio cuenta de que se trataba de un cadáver.

 

La última vez que Garza fue vista, según el reporte de las autoridades policiacas en Texas, fue en la la iglesia católica del Sagrado Corazón, en la ciudad de McAllen, la joven había ido con la finalidad de confesarse, sin embargo, jamás regreso a casa.

Según El Perfil, el 16 de abril de 1960, el padre John Feit, sacerdote de Chicago, fue considerado sospechoso de la desaparición y asesinato de Irene Garza, ya que fue la última persona en verla y tomar su confesión en la rectoría de la iglesia, además de encontrarse relacionado con el caso de otra mujer de nombre María América Guerra, quien fue atacada violentamente por la espalda mientras asistía a misa y quien reconoció al sacerdote de entonces 27 años como su atacante.

Una investigación realizada por CNN detalló que tras ser hallado el cuerpo de la joven Garza, la autopsia reveló que la mujer fue violada mientras se encontraba inconsciente, muy probablemente en estado de coma, había sido golpeada y finalmente murió por asfixiada, posteriormente su cuerpo fue arrojado a un canal de irrigación.

Las sospechas en contra de Feit aumentaron ya que junto al cuerpo de la joven, los investigadores encontraron objetos que pertenecían a la iglesia, incluyendo un candelabro y un visor de diapositivas de fotos Kodak, propiedad del sospechoso.

Aún con las evidencias, el arresto del sacerdote no pudo ser efectuado a pesar de ser girada una orden de aprehensión en su contra, ya que la iglesia católica lo escondió en un sanatorio y diversos monasterios a lo largo de seis décadas, algo que en el siglo IV era considerado un ‘castigo’ contemplado en el Código de Derecho Canónico. Este derecho sigue vigente para todos aquellos sacerdotes católicos que son acusados de abuso sexual.

Pero esto no fue todo, según el informe de CBS, la jerarquía de la iglesia estadounidense trasladó a Feit por todo el país e incluso le permitió obtener puestos de autoridad sobre sacerdotes con este tipo de problemas… Uno de sus discípulos fue James Porter, sacerdote de Massachusetts, quien más tarde se declararía culpable de abusar sexualmente de 130 niños.

Por si fuera poco, once años después del asesinato de Garza, en 1971, John Feit solicitó un permiso a la iglesia católica para abandonar el sacerdocio y recibir dispensa de sus deberes clericales. El exsacerdote, encontró su nueva vida en Nuevo México, se casó con con una mujer, con quien concibió tres hijos.

Pero la familia de Irene Garza, nunca dejo de luchar hasta que finalmente tras 60 años de injusticia, Feit apareció en una corte de Phoenix, después de ser arrestado en Arizona, fue sentenciado a cadena perpetua por el delito de asesinato en contra de Irene Garza y aunque su caso llegó a la justicia estadounidense, numerosos funcionarios de la Iglesia católica en los Estados Unidos conocían su historial homicida y, sin embargo, lo escondieron de la justicia.

 

Actualmente John Feit paga su sentencia en la presión del Departamento de Justicia Criminal en Texas, sin embargo, podría salir en libertad bajo palabra en el año 2028.

Fuente:Lanetanoticias

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios