REDES

Delfina tiene 17 años y se animó a contar qué es tener anorexia

A través de Twitter, Delfina Carle mostró fotos de uno de los momentos más difíciles de su vida y su historia fue compartida miles de veces en Twitter. La importancia de hablar sobre el tema.
martes, 26 de febrero de 2019 · 08:18

“Hoy recién me animo a mostrarlas, y con orgullo. Prefiero estar así y no como cuatro años atrás”, escribía valientemente Delfina Carle en su cuenta de Twitter.  Con miles de likes y comentarios, los usuarios de la red social apoyaron su historia sobre anorexia y muchos otros se animaron a contar la suya.

“Cuando arranqué con anorexia tenía 13 años. La verdad es que yo no me daba cuenta de lo flaquita que estaba ni del peso. No le daba importancia. Mi familia me advertía, me decía ‘mirá que estás flaca, te puede pasar esto, te puede pasar aquello’. Algunos conocidos me decían que coma un poquito más o me preguntaban si tenía problemas… En ese momento no tenía noción ni tomaba conciencia de lo que podía pasar. Un día de 2015 fui a Buenos Aires hacerme unos estudios normales, unos análisis de sangre”, cuenta la joven de Daireaux, provincia de Buenos Aires.

A partir de ese momento, la vida de Delfi cambió.”Estuve internada 15 días con una sonda. Me ayudaron mucho los médicos. Entre ellos, estaban mi tío que trabajaba en el Hospital de Clínicas de Buenos Aires y mi papá que también es doctor. Recibí el amor y apoyo de mis padres, mis abuelos, amigos de mi papá, mis primos, mi novio, un montón de personas que me fueron a ver”, relata.

En cuanto a las consecuencias para su salud, Delfi cuenta cómo fue enfrentarse a la enfermedad: “Tuve bastantes desmayos. Me tenían que pesar cada dos días, me sacaban sangre cada 5 minutos. Me tenían que despertar todas las noches. Después me agarró neumonía. Fue un momento horrible. No fue fácil. Sigo con secuelas. En mi interior, mis órganos están todos dañados y si bien de a poquito los voy recuperando, pero secuelas siempre quedan”.

Además de las repercusiones en sus redes, Delfi también nos cuenta sobre los mensajes que le llegaron a su cuenta de chicas que están pasando por situaciones similares, buscando ayuda.

Así, su historia sirvió para visibilizar el infierno que viven muchas adolescentes que sufren en silencio una enfermedad que puede generarles daños irreparables a su salud. Por último, cerró con un mensaje alentador para otras chicas que intentan salir de una situación parecida: “Todas pueden”.



Comentarios