VIRAL

El consuelo de una niña a su hermano de cuatro años con cáncer se hace viral

La madre, Kaitlin Burge, cuelga la foto en un 'post' en Facebook en el que relata la cruda realidad de esta enfermedad y de cómo afecta a toda la familia
jueves, 12 de septiembre de 2019 · 18:03

El dolor de toda una familia cuando uno de sus miembros tiene cáncer. El dolor de los más pequeños de la casa cuando la enfermedad azota el hogar. Eso es lo que ha querido transmitir Kaitlin Burge, una madre de Princeton (Texas), sobre cómo está viviendo su hija Audrey (5 años) que su hermano Beckett de cuatro fuese diagnosticado de leucemia linfoblástica aguda – tipo de cáncer que comienza en la médula ósea– en abril de 2018.

Con este fin, y en forma de alegato, la progenitora colgó un post en Facebook el pasado 3 de septiembre junto a una foto en la que se ve al pequeño vomitando mientras su hermana de cinco años le acompaña, le apoya, le consuela. La imagen, en blanco y negro, se ha vuelto viral en pocos días con más de 50.000 me gusta y más de 35.000 compartidos.

La leucemia es el tumor maligno más común entre los menores de 15 años en España y representa el 25% de los cánceres diagnosticados anualmente, según la Sociedad Española de Hematología-Oncológica Pediátrica. En Estados Unidos, unos 3.500 niños padecen la enfermedad cada año.

“Una cosa que no te dicen sobre padecer cáncer en la infancia es cómo afecta a toda la familia. Siempre escuchas cosas sobre las trabas médicas y económicas, pero ¿cuántas veces oímos acerca de los problemas que causa esta enfermedad en las familias en las que hay más niños”, asegura Burge en la página creada sobre su hijo Beckett. “Para algunos será muy difícil seguir leyendo”, prosigue.

En su mensaje, esta madre cuenta que tiene dos hijos, que se llevan 15 meses entre ellos, y cómo han pasado de jugar juntos en el colegio y en casa a estar sentados en una fría habitación de hospital: “Mi hija ha tenido que ver como su hermano pasaba de la ambulancia a la UCI, como le ponían medicación, cómo le ayudaban (...) sin comprender por lo que estaba pasando su hermano. Pero sabía que algo malo pasaba con su hermano, con su mejor amigo”.

Tras un mes en el hospital ingresado, prosigue la mujer, “vio cómo su hermano apenas podía jugar o andar [...] Y ella no entendía porque pasaba todo aquello”.

“¿Por qué decidimos que nuestra hija nos acompañase o por qué tuvo que ver ella todo lo que le estaba pasando a su hermano pequeño?, se pregunta Burge en su propio post. En su opinión, los niños necesitan apoyo y compañía, y no alejarse de la persona enferma: “Ella siempre está con él, independientemente de la situación. Hasta hoy, ahora están más cerca. Ella siempre cuida de él”.

La moraleja para esta madre es: “Vomitar entre las sesiones de juego. Quedarse y apoyar a su hermano y acariciar su espalda cuando se encuentra mal. Pasar de pesar 13 kilos a nueve. Así es el cáncer infantil. O lo tomas. O lo dejas".

 

 

 

Fuente: EL PAÍS