VIRAL

El mayor buque de investigación científica quedará atrapado en el hielo del Ártico

El barco se quedará atrapado en el hielo para observar el epicentro del calentamiento global como nadie lo ha hecho antes.
viernes, 20 de septiembre de 2019 · 17:52

Se ha descrito como la mayor expedición científica del Ártico de todos los tiempos.

El rompehielos de investigación alemán llamado Polarstern zarpará la noche de este viernes del puerto de Tromsø, en el norte de Noruega, para pasar un año a la deriva en el océano Ártico, incluso cuando las temperaturas alcancen los -45°C.

No será un viaje fácil. Durante la mitad del año, no se verá el sol, se esperan fuertes tormentas y los equipos de investigación deberán trabajar en constante alerta ante los osos polares.

Pero nada de eso pareciera importarle a los cientos de investigadores provenientes de 19 países que irán en el barco con un claro objetivo: estudiar, por primera vez, el clima en el extremo norte en un lapsus de 12 meses.

El plan es que, una vez encontrado el posicionamiento deseado (cerca de 85 grados al norte y 130 grados al este), el barco encalle, quedando completamente atrapado en el hielo marino (ya que en invierno el agua se helará) durante todo un año.

Y, así, esta será la base para los cientos de científicos deseosos de entender el acelerado derretimiento de los hielos.

¿Por qué durante un año?

El ambicioso proyecto, denominado Mosaic(Observatorio de deriva multidisciplinario para el estudio del clima ártico) costará alrededor de US$150 millones.

La escala de este plan es tan alta que se requirió de apoyo internacional de países como Rusia, Suecia y China.

Según un comunicado oficial de la expedición, el propósito es "mirar más de cerca al Ártico como el epicentro del calentamiento global y obtener conocimientos fundamentales que son clave para comprender mejor el cambio climático global".

mapa ártico

Para ello, se instalarán estaciones de observación en el hielo alrededor del barco, algunas de ellas a una distancia de hasta 50 km. Con instrumentos específicos, se tomarán muestras del hielo, del océano, de la atmósfera, e incluso de la vida silvestre.

Con el estudio extendido por un año, se espera obtener más certezas sobre proyecciones a futuro.

"No tenemos predicciones climáticas sólidas para el Ártico y la razón es que no entendemos muy bien cómo suceden los procesos allí", le explica a la BBC el líder de la expedición, Markus Rex.

ártico

El Ártico se está calentando al doble de la velocidad en comparación con el resto del planeta.

De acuerdo con el académico del Instituto Alfred Wegener de Alemania, actualmente el Ártico se está calentando al doble de la tasa del resto del planeta. Sin embargo, hasta ahora, los modelos climáticos son muy inciertos en cuanto a cómo se desarrollarían las tendencias de temperatura en las próximas décadas.

"Y eso es porque nunca hemos podido observarlos durante todo un año y, ciertamente, menos en invierno cuando el hielo está más espeso y no podemos romperlo con nuestras embarcaciones de investigación", explica.

Un viaje arriesgado

Pero ¿cómo logrará Polarstern instalarse en la mitad del hielo?

Desde el puerto de Tromsø, en Noruega, el rompehielos se dirigirá hacia el lado ruso del Ártico, el denominado sector siberiano.

Allí se espera encontrar el hielo en "condiciones de fines de verano"; es decir, no tan espeso.

Pero en este viaje de 2.500 kilómetros hay un punto que preocupa a los expertos: si el barco serpentea demasiado al oeste, podría ser arrastrado hacia el temido punto Beaufort Gyre, una gran corriente oceánica de agua y hielo que podría, literalmente, atrapar al barco.

Si eso sucediera, se necesitaría de un gran esfuerzo para sacarlo.

Luego, el posicionamiento preciso de la incrustación en el hielo marino será muy importante pues, desde allí, se realizarán la mayoría de las pruebas.

osos polares

Los científicos han sido entrenados para usar lentes de visión nocturna para vigilar a los osos polares.

Una vez instalados, el riesgo no se acaba.

"Varios científicos han sido entrenados para usar lentes de visión nocturna para vigilar a los osos polares", le explica la profesora Julienne Stroeve del University College London (UCL) a la BBC.

La académica, que se unirá al Polarstern a mediados del invierno para estudiar el grosor del hielo marino desde la órbita, agrega: "Nunca se puede salir al hielo sin que alguien esté allí con un rifle".

"(Los osos) eventualmente podrían oler el barco y, si sienten la curiosidad suficiente, vendrán a vernos".

No obstante, el equipo irá preparado: la misión dispondrá de helicópteros de largo alcance con equipos de socorro.

Además, serán apoyados por los aviones alemanes Polar 5 y Polar 6 que ayudarán a los servicios de medición. Incluso, para estas naves de investigación se construirá una pista de aterrizaje que también será utilizada por los vuelos de reabastecimiento en la primavera de 2020.

Intentos anteriores

A pesar de que se han intentado hacer viajes similares a Mosaic en el pasado, lo cierto es que ninguno se puede comparar con el tamaño y la preparación científica de esta misión alemana.

El primero fue en la década de 1890, cuando el explorador noruego Fridtjof Nansen se convirtió en la primera persona en llegar al polo norte a la deriva en un barco que quedó atrapado en hielo.

rompehielo ártico

Desde el puerto de Tromsø, en Noruega, el rompehielos se dirigirá hacia el lado ruso del Ártico, el denominado sector siberiano.

El buque de la Guardia Costera canadiense Des Groseilliers, en tanto, lideró una expedición a fines de la década de 1990 que se conoció como Ice Station SHEBA.

En 2015, el barco Lance del Norwegian Polar Institute realizó también una expedición, al igual que la goleta científica Tara en 2006 y 2007.

Ninguna de las anteriores, sin embargo, logró captar el comportamiento climático del Ártico durante un lapsus de 12 meses.

Por eso es que ahora los científicos tienen depositadas sus esperanzas en este periplo.

Con esto, se espera que haya más certeza respecto al cambio climático y al futuro del planeta.

 

 

Fuente: BBC NEWS