Informe

Los ritos sanjuaninos para terminar con la mufa del 2020

La pandemia y la economía tiraron el año para abajo. Aquí los mitos más conocidos para arrancar bien el año.
domingo, 6 de diciembre de 2020 · 10:56

Termina el año y amanecen los rituales de la familia sanjuaninas para comenzar con el pie derecho el 2021. En este sentido son numerosas las prácticas que se realizan para pedir un 'recomienzo'. Desde la corona de adviento, pasando por las 12 uvas y hasta el lanzamiento de una copa son parte de los rituales que empapan la historia familiar de cada año.

Canal 13 recuperó parte de estas tradiciones y para ponerlas sobre la mesa antes de que termine el 2020, para remontar un año que de por sí fue complicado. Desde los entornos más creyentes, aquí la receta para pedir un año mejor.

LAS 12 UVAS

El consumo de 12 uvas es, quizás, el ritual más sanjuanino. Es una de las tradiciones más arraigadas en la provincia y tiene que ver con la ingesta de uvas, un producto muy representativo en San Juan.

'Las 12 uvas tienen que ver con los 12 meses del año y con la necesidad de Bonanza', afirmó Lourdes Quiroga, una sanjuanina conocida en el entorno ceremonial para las fiestas. Según contó a Canal 13, la tradición se basa en consumir, antes de las 00 del 31 de diciembre, 12 uvas tintas. Al momento de ingerir cada una, se piden 12 deseos para el año próximo.

Este ritual tiene cierta popularidad e incluso algunas variaciones. Hay versiones que señalan que se deben comer empezando por el grano más grande y terminado por el segundo de mayor proporción, para asegurar un buen inicio y cierre de año. 'La uva simboliza la buena cosecha para el año próximo', afirmó Quiroga.

 

LAS OFRENDAS AL AÑO

Otro ritual, con fuerte descendencia española, es el de las ofrendas en bandeja de plata. En una bandeja de plata se coloca una vasija de aceite, una con agua, una ramita de canela, un sobre chico de azúcar y otro con sal. 'En este caso, el aceite simboliza la gracia, el agua la pureza, la azúcar la riqueza, la sal la limpieza de todo mal y la ramita la bonanza', señaló.

Según cuenta la tradición, la bandeja debe estar presente en la sala donde se brinda para el cierre del año y pasar toda la noche allí. Iniciado ya el primero de enero, todo se deshecha en agua corriente. 'Se estilaba tirar todo esto en un canal con agua, pero hay quienes usan el inodoro. Lo importante es que se vaya', dijo.

 

LOS 12 DESEOS

Una costumbre contemporánea y habitual en estos días es el ritual de los 12 deseos. La creencia popular afirma que para llevarlo a cabo se debe dividir una hoja de papel en 12 segmentos. En cada segmento, se debe escribir un deseo para el mes del año que entra. 'El papel se guarda bajo el plato de la cena, junto a un billete que simboliza la fortuna. Luego del brindis y pasada la medianoche, se enciende el papel con la vela en la punta de la mesa y se dejaba quemar. Luego, se coloca en una vasija o fuente y de ahí se tira al agua corriente', señaló Quiroga.

Popularmente se conocen algunas variantes de este rito. En la versión alternativa, el papel se guarda bajo llave, en un lugar de difícil acceso. Se debe dejar allí todo el año y recién abrirse en vísperas de año nuevo. Se lee, se arma uno nuevo y el viejo se quema, para ser tirado en agua corriente.

En ambas versiones afirmaron que los deseos deben ser de fácil realización y no 'utópicos'. Además, que deben ser graduales, es decir, no pedir una casa nueva si antes no se ha tenido trabajo y estabilidad.

 

LA CORONA DE ADVIENTO

La corona es uno de los rituales más propagados y practicados en vísperas de navidad por la comunidad religiosa. El rito pertenece originalmente a la Iglesia Católica pero el tiempo generó algunas variantes. Según señalaron desde el entorno católico de San Juan, se trata de una corona con espacio para cuatro velas. Tres deben ser de color rojas y la cuarta de color rosa.

Cuatro domingos antes de la navidad, se debe encender una vela respectivamente. Según afirman desde la Iglesia, la última en encenderse es la de color rosa, que simboliza alegría. Sin embargo, no es la única versión.

'En mi familia, este ritual es solo para las mujeres. Es una ceremonia corta, íntima y muy enaltecedora. Se le da un vuelo en ese pedido y depende del color de la vela se pide lo que corresponde', afirmó Olga Aguirre, una activista de los ritos en las fiestas, a canal 13. 'El color lila se enciende cuando se han consumido muchas emociones, también hay colores para el amor, la salud y la mente superior. La idea es limpiar el cuerpo, el alma y el espíritu', señaló.

 

EL RITUAL DE LA LUNA

Una de las prácticas más extrañas que se realizan en año nuevo es el de los deseos a la luna. Astrológicamente, se conoce, que la luna es movilizadora de emociones. 'En este, se debe pedir 7 deseos a la luna en su amanecer', afirmó Quiroga.

Según señaló, la luna no se rige de 12 a 12 como el huso horario, sino de 15 hs a 15 hs. 'A esa hora, ya se puede contemplar la luna del año próximo. Por eso, a esa hora, el último día del año, se le piden 7 deseos y dedicarle un brindis', dijo.

 

LA COPA ROTA

'Una costumbre muy antigua tenía que ver con lanzar la copa y romperla', afirmó Aguirre. Cuenta la costumbre que a la hora de la cena, el encargado de la ceremonia (comúnmente sentado en la punta de la mesa), llenaba su copa, y ofrecía un brindis por el año que comenzaba.

'Allí cada uno pedía un deseo en voz alta, un deseo que iba a impactar en todos. Una vez que terminaba esta ceremonia y que se bebía la copa, el que presidía la mesa la lanzaba hacia atrás para que se rompiera', destacó, y agregó: 'Con esto lo malo se rompe, se deshace, ya no se puede rehacer'.

 

EL SACO DE SEMILLAS Y EL HUMO ABUNDANTE

La creencia señala que para que el año entrante sea bueno, se debe poner los frutos del que cierra sobre la mesa. 'Las familias del campo solían colocar un saco con semillas sobre la mesa. Puede ser semillas de cualquier tipo, el saco debe estar bien lleno y cerrado. Así debe pasar la noche entera', afirmó Quiroga.

En cuanto a la abundancia, también hay variaciones y algunas tienen que ver con sahumar la casa. 'Antes, en las casas sanjuaninas, abundaba el laurel. El mito dice que si se aromatiza la vivienda con esto, también con canela o con palo santo, se despide toda la negatividad', apuntó.

 

ROPA INTERIOR ROSADA

Luego de centenarios periodos, el color rosado de la corona de adviento se instaló para la navidad. Desde entonces, se estila en algunas familias regalar, a los familiares femeninos, una prenda de uso interior de color rosa. Según señala la creencia, esta debe ser usada recién una semana después, es decir para el año nuevo. 

Debida al fuerte aprovechamiento del comercio, esta costumbre tomó alta popularidad y trascendió en varios países, aunque algunos incorporaron variaciones. En España, la prenda debe ser roja, en Colombia debe ser amarilla. 

 

EL COLOR ROJO Y EL BRINDIS CON AGUA

Sobre el color rojo para el año nuevo hay múltiples interpretaciones y de allí derivan algunos mitos. Usar algo rojo o el enterrar un objeto personal de este color espanta las malas ondas del año que termina. Sin embargo, este tipo de creencia está muy arraigado a como se percibe el color.

Desde el entorno religioso, indicaron que el color rojo es signo del martirio y está fuertemente relacionado a la crucifixión de Jesús. Apuntan a que indica sacrificio, sangre y esperanza.

'Yo creo que el rojo, es la unión, la sangre, la fuerza, la vida. Es el paso de las generaciones. Está presente en el fuego y toma forma ahí, por eso las velas deben estar encendidas', dijo Quiroga.

'La cinta roja simboliza el fuego sagrado, la llamarada protectora que busca cada casa. Jesús es un iniciado solar, su vida permite el comienzo de una etapa en la humanidad', señaló Aguirre.

Sin embargo, todas las voces consultadas se encontraron en detalle no menor. No se debe brindar con agua, tampoco con la copa vacía. 'El agua representa pureza, pero en un brindis representa pobreza. Era considerado un insulto', concluyó Quiroga.