Entrevista

Escobar y un duro mensaje para Uñac

El ex gobernador estuvo en Es lo que Hay y no se guardó nada. Se refirió a su ex colega, ahora en el Senado
domingo, 23 de junio de 2024 · 10:00

Visitó Canal 13 el ex mandatario provincial y ex camarista Licenciado Jorge Alberto Escobar. Fue entrevistado por el periodista Gastón Sugo, a fines de analizar los primeros seis meses de gestión del sr. presidente de la Nación Javier Milei y el sr. gobernador Dr. Marcelo Orrego. Esto comentó:

 

Gracias por venir. A la charla la divido como está dividida la Argentina (risas) en dos. Seis meses de Milei, ¿qué análisis hace de eso?, si se puede hacer análisis…

Si, lo que pasa es un día que además es difícil porque en el país parece que nosotros siempre vemos la fotografía, nunca vemos la película. La fotografía de hoy es la represión, el incendio, las manifestaciones, situaciones enojosas, un país que parece al borde de la ruptura. El problema es que no miramos lo que pasó hace un año, cinco meses, seis, entonces cómo vamos a hablar de los últimos seis, por lo menos miremos un poquito más atrás.

Milei ganó, ¿se podría decir ganó porque los demás perdieron? Si, piensen que es una tontera decir eso. Perdieron la oportunidad de hacer lo que la Argentina necesitaba. Entonces claro, la Argentina paternalista, Argentina dadivosa, Argentina amiga de aquellos con los cuales sostienen y tranquilizan a sectores populares y estos son organizaciones sindicales, movimientos sociales, entre otros, bueno falta plata y esa plata salía de todos nosotros. Gobernaron mal, muy mal y lo dije en reiteradas oportunidades. Aquí no se trata de colores políticos, a verdad es que fue un espanto el gobierno anterior, el gobierno nacional.

Alguien les iba a ganar, entonces ganó Milei, dándole oportunidad a lo nuevo, se podría haber llamado de cualquier manera. No, se llamó Milei porque se postuló y la gente lo siguió. Y muchos dicen ‘es un loco’ o que emocionalmente es inestable, ‘no es agua de tanque, sino que siempre está con oleaje’, es probable, pero la verdad es que la gente dijo: ‘basta’ y ese basta significa darle la oportunidad de lo nuevo y en lo nuevo está la oportunidad que le dio un sector de la Argentina que pierde privilegios, ese es todo el lío que tenemos.

Entonces en nombre de la democracia hacemos tal cosa, en nombre de los que menos tienen… el que menos tiene cada vez tiene menos y los que tienen por la mitad tienen cada vez menos y todos lo sabemos porque él desde el primer día dijo: ‘va a ser duro, pero vamos a salir’, hace cinco meses que esa Ley Bases tendría que haber estado aprobada y el paquete fiscal igual.

Los sanjuaninos estamos esperando que esa Ley Bases se vote para que la inversión minera que estamos esperando y cruzando los dedos que se vote el RIGI, que le pongan estabilidad política y fiscal a su sector porque son muchos miles de millones de dólares de inversión. Entonces ¿cómo no vamos a estar esperando, en el caso de San Juan, que tiene lo suyo?, ¿Es una falacia?, ¿es otra Argentina decir que el grueso de los gobernadores, han clamado por la aprobación de la Ley Bases?

¿Y los representantes?, ¿los senadores creen que nacieron de un repollo?, ¡los senadores responden a la provincia, son distintos a los diputados de la Nación! Son distintos porque tenemos la misma cantidad de senadores todas las provincias.

Si señor, tres.

Son tres senadores de la provincia, aclaración, deben responder a los intereses provinciales. Por lo tanto, no se confundan señores senadores, no tienen obediencia de vida.

¿Usted le está hablando a los senadores sanjuaninos?

Les estoy hablando a todos, incluso a los sanjuaninos. por qué los senadores de San Juan, también son pro mineros.

Necesitamos que San Juan tenga empleo. San Juan, que se va a convertir en la provincia más importante en materia minera del país, que va a ser una provincia vista en el mundo, que va a hacer una serie de movimientos y de cosas impensables, porque no nos engañemos con el dos y medio por ciento de la superficie cultivable, de esta provincia no vivimos. Entonces senadores por San Juan, del oficialismo y de la oposición, ustedes tienen la obligación de darle las herramientas al presidente.

Olivera ha dicho que va a apoyar con La Libertad Avanza, ahora Celeste Gimenez y Uñac han dicho que no.

Sin embargo, Uñac es un hombre pro minero, un hombre que trabajó a favor de la minería y mucho, me extraña que justamente ponga y anteponga la unidad partidaria la obediencia debida, que los intereses de la provincia. Ojo, ojo con eso porque hay que venir a rendir cuentas, la provincia está esperando otra cosa.

El gobernador actual, que es un hombre que tiene perfil bajo, es un hombre con convicciones bien definidas. Fue al exterior, armó el congreso internacional, formó la mesa del cobre. Invitó a las provincias, invitó a un gobernador muy importante como lo es el de Córdoba, aún no siendo una provincia estrictamente minera, ¿qué más necesitamos como para que nos demos cuenta, de que hay cosas más importantes que obedecer a un bloque partidario? No hablemos más de que: ’sí, porque San Juan…’.

En el lema del Justicialismo dice: primero la Patria, después el movimiento y por último los hombres ¿Y qué es la patria? San Juan. Los gobernadores o las provincias no deberíamos tener un sobresalto y no hablo sólo de la minería, este tema nos toca a todos. ¿Creen que vamos a tener mejor empleo sin la reforma laboral? Probablemente el sindicalista.

Mire las denuncias a Petovello, yo no la conozco. No tengo ni idea de quien es, pero la verdad es que lleva veinte denuncias. A Tolosa Paz, a Pérsico, al del movimiento, Beloni, por el tema de ANSES y los sobreprecios, el tema de los remedios oncológicos. Está bien que es un ministerio gigantesco y difícil de manejar, pero: salud, educación, acción social el abanico es grande, pero la verdad es que también las irregularidades se sumaron, se sumaron y se sumaron. Estas preventas, esto no quiere decir que sea buena o mala la ministra, vuelvo a repetir, no la conozco.

Lo que yo sí quiero es que no quiero más que nos saquen más la plata a los argentinos para beneficiar a algunos, para seguir manejando su kiosquito que es lo que ha ocurrido. Eso es lo que se vio con la quema de vehículos hoy y responde a la impotencia de que no fuera a funcionar. Yo quiero que funcione como argentino, si esto no fuera a funcionar como dicen desde el bloque kirchnerista y demás, con más razón tienen que votarlo, dejalos que se equivoquen, aprobales la Ley Bases y que se estrelle en tres meses. Y después que vuelva ese kirchnerismo como el partido salvador, como el: ‘sin nosotros no pueden gobernar’ y yo creo que es al revés tienen menos opciones, piénselo.

Si, te miro, reflexiono y hay un cambio paradigmático en lo que estás planteando. Lo que en los últimos veinte, treinta años vimos funcionar con resultados comprobables, vos estás planteando que no va más.

No va más.

¿Tan radical?, ha sido tan radical. Olvidémonos de Milei, porque acá hay un cambio social de la hostia., ¿tan profundo lo ves?

El esfuerzo que está haciendo la población es muy profundo, muy fuerte. Es muy fuerte salir a pagar hoy un boleto de colectivo, un boleto de subte que han subido…no se… trescientos, cuatrocientos pesos. Es muy difícil pagar una obra social, una prepaga, la luz, los servicios. Le es muy difícil a un comercio aumentar los salarios para que vayan corriendo e intenten alcanzar a la inflación.

Entonces si éste, cambio paradigmático, éste tremendo cambio cultural que se quiere implementar y bueno… si lo estamos aguantando, por un lado, entonces pará. Déjame que saquemos una ley porque lo que yo necesito es hacer andar al país, hacer andar a la producción, reactivar a la actividad económica. Porque esa ley contiene una serie de elementos desde lo previsional, desde lo laboral, desde el paquete fiscal que indudablemente nos va a ayudar a crecer. ¿Cuál es la velocidad? la verdad no lo sé, pero lo que si se es que si nosotros no creemos en nosotros mismos estamos mal.

Cruje todo, está crujiendo todo, crujen los poderes preestablecidos, cruje el status quo. Pero el status quo, se vino desempeñando en los últimos treinta, cuarenta años de una manera muy cómoda, hoy cruje.

¿Quién está tranquilo hoy?, le hablo del status quo, de los poderes permanentes, te puedo hablar de las cámaras empresariales, de las universidades, podemos estar analizando todas las instituciones que componen una sociedad ¿está crujiendo todo? Pero ¿por qué, no la ven? O ¿la vieron tarde o se rehúsan y se resisten a ese cambio cuál Síndrome de Estocolmo?, ¿qué ves?

Veo que se están quedando con los últimos, con el rezago de aquel poder que tenían y no les gusta. Es lógico que no guste, porque de eso se ha vivido todo este tiempo. El problema es que no es la vida, el dinero fácil no es la vida. Es el esfuerzo de todos los días y es jodido, porque es un cambio, un cambio grande. Y te dicen: ‘sí, porque el cambio cultural’… Sí, está bien, nos va a llevar tiempo, pero la realidad es que nos han metido, dos, tres, diez sopapos muy fuertes, diciéndonos: ‘esta es la nueva realidad del país’, con la nafta valiendo lo que vale, los servicios valiendo lo que valen, la pobreza con niveles preocupantes y demás. Pero tenemos semi armada la inflación y si tenemos esta herramienta y yo digo y si sale bien, ¿Por qué no le voy a dar la oportunidad? si yo ya sé que hasta ahora salió todo mal.

Usted es peronista, no puede decir esto

No, yo no soy peronista

¡Mbé!, ¿cómo qué no?

Yo soy justicialista y la palabra justicialismo, es justicia. Y la justicia es equilibrio para ayudar al que menos tiene, pero no para apañar lo que está mal. Yo desde hace rato que no voto el kirchnerismo.

Ah sí, ¿por qué?

Porque no me da garantías de los cambios que necesita el país. No me da garantías de que realmente esas palabras: justicia, justicialismo y demás las vea en sus promesas.  Mire el último presidente que hemos tenido, no lo he votado y no es que haya votado a otro, no lo voté a él.

¿Y la obediencia partidaria y la lealtad justicialista?

No, no eso es un malentendido. Fernández fue un títere, pero aquí al problema lo venimos trayendo desde hace rato en el partido político. ¿usted cree que me echaron de la política? No, yo perdí una elección en el año 99 y sin embargo, yo dije lo mejor que le puede pasar al país es Kirchner porque es un osado, un aventurero, va para adelante y no le fue mal en su primer mandato.

Después se acabó todo, después se terminó todo y yo dije mientras esto este así, yo personalmente no comulgo con esto. Nada más que no pené que fueran cuatro años, fueron doce. Después vinieron cuatro años distintos, después cuatro años más. Cada vez, creo que cada vez la embarrábamos más, lo que al principio pareció que iba bien terminó mal.

Y por eso yo creo, voy a ponerme por encima de lo partidario, pero creo que a ningún justicialista que se exprese de tal, puede sentirse orgulloso con el último gobierno justicialista que hubo en el país. Sino acá están los resultados, se perdió.

Si tiene la suerte Milei de pegar una, ¿es el fin del justicialismo?

No, no es la primera vez que el justicialismo pasa por zozobras y demás, lo que pasa es que hay gente que dice que no se puede gobernar sin el justicialismo. Bueno, probablemente, yo creo que ojalá sea así.

Bueno, pero es fuerte esa frase, ‘no se puede gobernar sin el justicialismo, porque el justicialismo destruye’. Da para interpretar eso.

No, yo lo que no quiero es que esté el más ni kirchnerismo, ni el camporismo porque son cosas distintas al justicialismo. Absolutamente diferentes o pregúntele a Schiaretti, sobre un justicialismo diferente a lo que venían proponiendo ¿por qué Schiaretti va por fuera de los que eran las elecciones? Porque no forma parte de eso. Aunque forma parte de la casta como dice Milei, no forma parte del entramado de corrupción que estuvimos viendo en los últimos años.

No puede ser que un senador hoy, o Wado De Pedro largue una moción, ¡moción! Para que se vote para que dos senadores de cada banca vayan a ver afuera qué está pasando y a ver si hay represión de parte de la policía. Y le dice la presidenta: ‘a usted le pagan para sesionar, no para que vaya a ver, si quiere ir levantesé de la banca y vaya, no hace falta hacer una moción. Y el jefe de la bancada dice: ‘eh, ¿qué le hace media horita?’. ¿usted cree que eso es lo que nos identifica a nosotros?, eso a mi no me representa.

¿Qué opinión le merece Orrego en sus primeros seis meses de gobierno?

Bueno, a ver, el margen de maniobra está limitado, es como entrar a un ascensor chico. El ascensor anda, pero es difícil darse vuelta. Pero Orrego ha tenido algo en estos seis meses que es una gran habilidad.

Primero, no hablo de que el perfil bajo sea una habilidad, pero habla cuando ha puesto el huevo, recién cacarea cuando el huevo está puesto no cuando se va a sentar a pone el huevo. Es decir, cuando la cosa está hecha, lo anuncia. Algo que me hace acordar a la época mía cuando había que trabajar en silencio y cuando sabíamos que el recurso estaba, que el proyecto estaba, que estaba terminado ahí hablábamos.

Orrego ordenó su discurso, porque le dejaron la caja… probablemente no tan floja, pero la caja estaba de desordenada, la caja de dinero estoy hablando. Con una obra social que estaba quebrada, con un gran déficit, entre otras cosas porque el tema de salud hay que atenderlo inmediatamente. Pero fue haciendo cosas, de a poco, con ese perfil que tiene.

Creo que Marcelo se dio cuenta de la realidad de todo, cuando cambia esa forma de ser de intendente que a la tarde visitaba a la gente del departamento y ahora esto se le vino de golpe. Yo creo que hizo un curso acelerado con el tema minero.

¿Sí?

Si y creo que ha aprendido aceleradamente varias cosas sobre cómo se gobierna algo más grande que un municipio y lo está haciendo bien. Lo que creo es que hay ministerios que no levan la misma dinámica o la misma forma de trabajo que él y que lo va a tener que mirar.

Si es cierto que no ha habido, aún en un país donde hemos tenido grandes sobresaltos, de huelgas, piquetes y más historias, ha logrado tener la cuestión en calma. En su momento hasta a un sector de la policía lo logró calmar. En el tema de los docentes, logró ahora este programa para elevar el nivel de aprendizaje de los alumnos, algo que es muy valioso.

¿Por qué?

Porque lo necesita San Juan.

No sé si es un estilo que comparta Orrego, son antagónicos. Es muy mesurado uno y el otro el otro extremo.

Si, pero las ideas son las mismas. La idea del equilibrio fiscal, la idea del crecimiento, del ordenamiento del cuento, igual, son estilos. Eso sí, totalmente diferentes.

¿Está ejerciendo el poder Orrego? Los sanjuaninos estamos acostumbrados en los últimos veinte años a tener caudillos. José Luis fue un caudillo, Uñac, si, tuvo su perfil caudillezco. Ahora, hago referencia y digo son caudillos aquellos que ejercieron el poder al borde de lo plenipotenciario, ¿se entiende lo que estoy diciendo?

Si.

Avasallando poderes del Estado, ¿soy claro? Con el Poder Legislativo transformado en una mera escribanía y la justicia, otra escribanía. De eso venimos, veinte años de eso.

Orrego no es así. ¿por qué yo no puedo entonces, dudar de que Orrego puede gobernar o no?

Yo creo que Orrego tiene un estilo distinto, lo cual no quiere decir que no vaya a tomar esas actitudes en algunos momentos, hay que seguirlo.

Primero, ¿cuál es el límite del poder, se presta? Yo presté el poder político cuando me destituyeron y me quedé con el operativo para poder manejar la provincia.

Y el poder ¿para qué sirve?, para poder cambiar. Yo necesito el poder para poder cambiar, ¿para poder cambiar la provincia? si, pero también para cambiar lo que no sirve. Entonces hay algunos que usan ese poder para poder cambiar y lo ejercieron en la justicia, cambio y pongo el juez amigo, pongo a tal otro.

Ejercieron el poder para meterse en la vida universitaria, que gane esta lista y no aquella. Y usar ese poder es lícito, pero llega a una línea muy delgada con la que hay que tener cuidado.

Orrego creo que todavía no llega a esa instancia, no maneja todavía ese poder y espero que lo maneje lo menos posible.

Está difícil te digo, mi teoría es Cámara de Diputados, de los diecinueve, cuatro departamentos ya te digo territorialmente, estructuralmente no es un gobierno con tanto peso, no me equivoco en la descripción.

Sin embargo, está gobernando. Pero hay otra realidad, que esto es de lo que a lo mejor se tiene que dar cuenta. Los jefes comunales, ellos son del mismo color la mayoría que los diputados. También es cierto que no hay intendente que no termine el periodo peleado con el diputado, porque el diputado quiere tener una porción de poder en el municipio, que el intendente le dice: ‘tu tarea está en otro lado’ y el diputado le dice: ‘no tengo armas, ni recursos como para poder responderle a la gente si no lo hago también desde el municipio’.

Si Orrego trabaja, digo Orrego porque es el gobernador hoy, pero trabaja con esos intendentes que necesitan todos los días del ejecutivo provincial o por lo menos seguido. Y a su vez esos intendentes marcan la cancha o el territorio con los diputados, yo creo que va a tener diputados amigables.

Esta descripción que haces de relación entre intendente y diputado, ¿no le pasa también a Orrego con Fabián Martín? Teniendo en cuenta que viene del ejecutivo también Martín.

Bueno, es que esa es la tarea de Fabián Martín en la Cámara, eh si, es que no hay obispo que no quiera ser Papa, dice un refrán famoso. Se que a lo mejor no quiera ser gobernador, pero todo tiene su tiempo. Y cuando se arma una fórmula, se arma por conveniencia para poder vender o porque lo de al lado representa lealtad.

¿Y vos que crees?

Yo creo que Fabián Martín en este caso, es un hombre que le responde por convicción a Orrego. Creo que Orrego tenía muchas más chances de ser gobernador con Martín, porque además, ya viene con una historia Orrego fallida, pero ya venía con la chance de ser gobernador y había perdido.

Bueno, hoy te toca a vos, porque fuiste un hombre leal, porque construiste poder, porque la gente te reconoce, pero eso sí, se les dice: ‘vas a ser gobernador, pero vas a hacer lo que yo diga’. Esta es la triste historia que a veces se da en las provincias donde se cree que el nuevo gobernador, porque impone el gobernador saliente debe responderle al gobernador saliente y el que se fue, se fue.

La última, cortita porque se nos acabó el tiempo, ¿cómo lo ves al segundo semestre de Orrego?

Bueno, creo que si sale la Ley Bases va a ser un semestre intenso. Porque no nos olvidemos que el ingreso importante en esta provincia viene por la minería. No hay ninguna que se le pueda acercar a la inversión que trae la minería y lo que eso conlleva, va a haber intensas tratativas para defender el trabajo local y demás, para que nosotros podamos desarrollarnos industrialmente como empresas de servicio o algo. Tenemos todas las posibilidades del mundo para poder proveer nosotros a las empresas mineras. Ese va a ser el gran trabajo y el gran convencimiento de este gobierno provincial en lo que viene, el resto no haga ninguna obra la que usted pase al bronce, déjelo tranquilo porque no necesitamos obras faraónicas, mounstruosas, ni nada, lo que necesitamos es un administrador que mantenga las cosas en equilibrio. Necesitamos un administrador que más bien pase desapercibido, lo demás seguro que va a venir sólo. Y eso a Orrego e va a sumar puntos, estoy convencido.