LA NUEVA NORMALIDAD

La expectativa bolichera más optimista y la más pesimista

Las discotecas ya imaginan posibles fechas de reapertura, entre el temor y la esperanza. Proponen un protocolo propio para reactivar el sector.
sábado, 19 de septiembre de 2020 · 18:34

En medio de las deudas generadas por el cierre sorpresivo de las discotecas, sus propietarios tienen la esperanza de volver a funcionar. Es el caso de Rodrigo Fenoglio, dueño de Pío Baroja, quien no deja de imaginar posibles fechas de reapertura.

'Tengo fe de que con algún protocolo vamos a volver a abrir, con el temor de que sea después de Semana Santa (abril 2021) y con la esperanza de que sea antes de las fiestas (diciembre 2020)', expresó quien también es tesorero de CADISA.

En esta tercera nota de Canal 13 con el sector, Fenoglio ya piensa un protocolo que tiene ciertas similitudes al de los gimnasios. 'Se puede poner a todas las discotecas en una plataforma online y que ahí se saque la declaración jurada para salir', detalló el dueño de Pío.

¿Cómo los sorprendió la cuarentena? 

Nosotros una semana antes empezamos a ver que se venía medio oscuro el panorama en cuanto a que nosotros sigamos abriendo. El fin de semana del 13 al 15 de marzo supusimos que iba a ser el último pero no esperábamos que fuera a ser por tanto tiempo. Pensé que íbamos a volver al mes, pero iban pasando las semanas y nos dimos cuenta que no. 

Esta semana nos llevamos todos los equipos del local (computadoras, iluminación) porque nos sacaron el medidor de energía. Imaginate que las boletas que llegaron son una torta de plata que no pagamos, entonces nos cortaron la luz. Nos habían enviado un aviso de que si no pagábamos nos iban a retirar el medidor y cuando llamé ya nos la habían cortado. 

En cuanto al alquiler, arreglé con el propietario que ahora me cobre un porcentaje menor al 50% y al resto, el día que pueda abrir, nos sentaremos para acordar una forma de pago. A eso le tendré que sumar un plan de pago en Energía San Juan para que me reconecten el servicio, y demás planes de pagos para el resto de los impuestos como los municipales. 

Estamos hablando de una gran deuda, con la esperanza de que encima el local vuelva a funcionar, va a estar complicado. Tengo fe de que con algún protocolo vamos a volver a abrir, con el temor de que sea después de Semana Santa (abril 2021) y con la esperanza de que sea antes de las fiestas (diciembre 2020). Todo depende de la vacuna, es así.

¿Qué hicieron para atravesar esta coyuntura?

La gente que trabaja con nosotros son los pública, barman, DJ, mozos, los que hacen las gráficas y muchos más. A los empleados he tratado de asistirlos, hay públicas que con el dinero que ganaban en Pío se pagaban el transporte para poder estudiar. Estoy en contacto con todos y nos hemos buscado changas. 

Yo por suerte conseguí proveedores de calzado e indumentaria y con plata que me prestaron me mandan mercadería para que la venda por internet. Pero si sigue pasando el tiempo ya no tendré a quién pedirle ayuda, nadie se ha acordado de nosotros ni para preguntarnos qué nos hace falta. 

En algún momento se van a dar cuenta porque es mucha gente la que se mueve de esto y la está pasando muy mal. Si no se acuerdan no sé qué va a pasar. En los primeros meses estuve viviendo de ahorros y gracias a Dios mi mujer no dejó de trabajar porque es enfermera entonces se puso al hombro la situación. 

Por momentos debimos la luz, tarjetas, el alquiler de casa y demás cuestiones, como le pasa a todo el mundo, son demasiados problemas. Yo pienso seguir en el rubro porque me encanta y es mi laburo hace 15 años, crecí e hice todo con este trabajo. Me costará dinero y tiempo recuperarme. 

¿Qué opinión le merecen las fiestas clandestinas?

Con respecto a las fiestas clandestinas, obviamente estamos en contra. Con la Cámara de Discotecas Sanjuaninas (CADISA) hacemos flayers cada fin de semana pidiéndole a la gente que no asista a fiestas ilegales y que las denuncie. Estamos tratando de concientizar a todos para que no las hagan. Una primera buena medida podría ser que los bares se habiliten hasta las 2. 

En estos meses se va a poner lindo el clima y se va a complicar para que no haya fiestas ilegales. Entonces habría que estudiar si podemos abrir nosotros con protocolos y menos gente por lo menos para que nosotros nos podamos mover y evitar que haya fiestas clandestinas. Ahora yo no me puedo juntar con mis familiares en una casa pero sí en un bar. 

Sé que es para fomentar el trabajo pero podrían hacer lo mismo con nosotros, podría ser dentro de un mes si se mantiene la situación en San Juan y mucho más si sale la vacuna. Cuando abramos obviamente todo el personal de la discoteca tendrá que cumplir con las medidas como barbijo, máscara e higiene de las barras. 

Incluso el último fin de semana que abrimos en marzo compré alcohol en gel y líquido diluido en agua, para ponerle a toda la gente que entraba y en los baños. Más allá de esas medidas, cuando podamos abrir, calculo que habrá reducción de capacidad en las discotecas. 

¿Cómo podrían volver a la actividad con nuevos protocolos?

Veo la posibilidad de que se haga como en los gimnasios para los cuales hay que sacar un permiso. Se puede poner a todas las discotecas en una plataforma online y que ahí se haga esta declaración jurada para salir a bailar. Entonces, en el ingreso a través del celular se puede mostrar este permiso. 

Pensé abrir como bar pero los costos son muy caros, puedo reducir la cantidad de personal de seguridad y barman pero tengo que sumar mozos y personal de cocina. Además, tengo que invertir en mobiliario cómodo, separar de acuerdo a las medidas de distanciamiento y va quedar un lugar para 40 personas.

Es decir, voy a tener los mismos gastos que cuando funcionaba como discoteca pero voy a facturar poco, menos cantidad de horas y sin saber si va a funcionar. Ni cuánto tiempo porque también es posible que se vuelva a complicar la situación y cierren todo de nuevo. 

Es complicado para uno que tiene la discoteca hace muchos años reinventarse como bar en esta situación. Además a los ahorros comencé a necesitarlos en los primeros meses de la cuarentena. Prefiero invertir en algo que no sea tan complicado en este contexto como lo estoy haciendo con la venta de calzado e indumentaria. 

Es muy difícil cuando llega el viernes y tenés que pasar todo el fin de semana en casa sabiendo que estás perdiendo un montón de dinero. Se viene el 21 de septiembre, imaginate toda la plata que vamos a perder las discotecas por no poder abrir, es muy triste y duro porque ni siquiera no podemos juntar.

¿Nada será como antes?

El futuro de Pío esperemos que sea funcionando, que las medidas de higiene mejoren en todas las discotecas pero principalmente en la gente. Esperemos que cuiden las instalaciones, he puesto mochilas de los inodoros nuevas para que la gente tire más cómodo la cadena y en el primer fin de semana las rompieron. 

Esto pasa en todos lados, puse alcohol en gel y lo desparramaron por todos lados. Espero que la gente tome conciencia, que avancemos como sociedad. Creo que hasta que no salga la vacuna nada va a ser igual. A partir de que todos y todas nos podamos vacunar, con el pasar de los meses va a volver todo un poco a la normalidad.

Esto siempre dependiendo del razonamiento y los cuidados de higiene de los clientes. En esto nosotros nos vamos a tener que perfeccionar. Durante todos estos años, Pío ha abierto prácticamente todos los días en verano, y en invierno de jueves a domingo. 

De lo único que no me puedo quejar es que ahora duermo bien, tengo un sueño más normal digamos. Con las barberías que tengo me pasa más o menos lo mismo, también las he tenido que cerrar durante estos meses y tuve que pagar los alquileres por ejemplo, además de que ahora nos dejan abrir pero con horarios reducidos.

Otras Noticias