PREOCUPACIÓN

El preocupante estado de salud de Guillermo Vilas

Radicado desde el año pasado definitivamente en su casa de Mónaco, ex compañeros y amigos hablan de un Willy "desconectado con la realidad por momentos", su familia prefiere el silencio por ahora.
jueves, 23 de abril de 2020 · 08:06

El mejor tenista de la historia de argentina pasa su peor momento de la historia. Según reveló el diario Olé Vilas está recluido en su casa en el principado de Mónaco junto a su esposa e hijos. El motivo de esa decisión fue el avance de una etapa importante de una patología coincidente con un deterioro cognitivo. Vilas que actualmente tiene 67 años desde hace tiempo que dejó de hacer vida social o presentaciones en el mundo del tenis. Según dicen los más cercanos esto comenzó hace varios años atrás pero siempre se disimuló entre risas cada anécdota confusa que contaba.

 

El primer ex compañero en hablar del tema fue el ex capitan de Copa Davis, Tito Vázquez, quien en una entrevista reconocío lo siguiente, “nadie lo dice pero creo que él tiene un principio de alzheimer. Y, según tengo entendido por gente que me ha hablado, lo han visto bastante mal, pobre”. A raíz de aquella lejana declaración en marzo del 2018, otros allegados a Vilas se animaron a contar al diario deportivo de tirada nacional lo que habían observado, “físicamente no se nota, pero está muy deteriorado. Su salud mental está cada vez peor. Tiene algunos momentos de lucidez pero no tiene plena conciencia de lo que sucede a su alrededor, incluso ha llegado a desconocer a amigos. Tiene momentos en los que no puede mantener el hilo de una conversación”.

 

Otra anécdota que resurgió tras conocerse esta noticia sobre el estado de salud de Willy fue en 2016 cuando era reconocido en el Lawn Tenis Club de Buenos Aires, “Guillermo empezó a hablar de que había llegado en tren a Buenos Aires, después dijo que había sido en auto. Se perdía bastante, algo que a él antes no le ocurría, porque hablando era un crack más allá de algún divague existencial de los suyos. Iba caminando de un lado al otro y lo tenían que orientar, estaba como perdido...”. Relató uno de los organizadores del homenaje. Pero siempre con una sonrisa y algún aplauso el rato incómodo quedaba olvidado.

 

“A Guillermo no lo molesto ni yo. Con él no hay notas, seguro. No vas a poder llegar hasta él, está muy contenido”, es lo que dicen la gente más cercana al ex tenista que lo ayuda en los negocios que tiene. Según periodista muy reconocido del ambiente de la pelotita verde agregó: “Hay lugares en donde prefiero no meterme. Si no hablan ellos... Lo respeto tanto que hoy no lo buscaría ni para una nota. Ni siquiera me intentaría acercar, pudiendo hacerlo. Está muy deteriorado...”. Por último desde su circulo intimo aseguraron que, "le sacaron hasta la firma".

Otras Noticias