BUENOS AIRES

El horrendo crimen que cometió el primer preso contagiado de coronavirus

Fue condenado a prisión perpetua en 2015 tras haber sido condenado por "homicidio calificado por el vinculo". El crimen aberrante fue cometido en el año 2012.
lunes, 20 de abril de 2020 · 20:59

Julián Arakaki fue condenado luego de asesinar a su hijo de tan solo 8 años en el año 2012, acusado de  "homicidio calificado por el vinculo". Debe cumplir prisión perpetua y el último domingo se transformó en el primer preso que tiene coronavirus en la Argentina.

El Servicio Penitenciario Bonaerense confirmó que el interno alojado en la Unidad N° 42 de Florencio Varela dio positivo el test de Covid 19 luego de haber sido sometido a un doble isopado nasofaríngeo y orofaríngeo.

De esta manera el sujeto, que debe realizarse diálisis tres veces por semana, se transformó en el primer preso en contraer el virus en el país. El viernes pasado uno de los médicos que lo atiende por su afección renal notó que padecía fiebre y activó el protocolo que terminó con la confirmación del caso.

Por haber resultado positivo, se dispuso su aislamiento, el de sus compañeros de celda y los guardias que lo trasladan. Las crónicas policiales dan cuenta de que el sujeto, Julián Arakaki, de 49 años, mató a su hija y cargó el cadáver en un remis para enviárselo a la madre de la criatura. Todo esto lo hizo como "un acto de venganza contra su ex pareja", según destacaron fuentes judiciales.

El crimen ocurrió poco tiempo después de que la pareja se separó y la víctima fue la niña que Arakaki tuvo con su mujer. Se supo que por aquel entonces el delincuente sacó a su hija de la casa de su ex y se la llevó para luego asfixiarla y matarla, la cargó y se la llevó de nuevo para entregársela a su madre. Al llegar la mujer notó que algo no estaba bien e intentó reanimarla pero ya era tarde. Se comprobó que la criatura no tenía signos vitales. 

El asesino fue condenado finalmente tres años después, en el 2015, a prisión perpetua por el horrible hecho. El abogado presentó un habeas corpus por su estado de salud pero no fue aceptado.  La jueza de Ejecución Penal 2 de San Isidro, Victoria Elías García Maañoncada, decidió que "cada 48 horas se controle la evolución y pronóstico" del condenado que está internado en Hospital Interzonal General de Agudos Presidente Perón de Avellaneda.

 

 

 

Fuente Crónica 

 

 

 

Otras Noticias