Redes

Impactante relato: El momento de terror de una sanjuanina acosada en pleno centro

A través de Twitter, una joven, relató el terrible momento que pasó cuando fue perseguida y acosada por un sujeto.
lunes, 02 de diciembre de 2019 · 18:28

A través de Twitter, una joven sanjuanina identificada como Mari Recabarren, relató el momento de terror que vivió el domingo, cuando fue acosada y perseguida por un sujeto en pleno centro.  

Como si fuese una película de terror pero en la vida real, la chica, contó que salió de su casa para ir a la casa de su novio, pero en el camino, se topó con un sujeto que la acosó y la siguió durante varias cuadras.

Según el relato de la joven, intentó perderlo de vista ocultándose en un centro comercial pero el sujeto la esperó hasta que salió y volvió a acosarla.

A continuación el relato completo:

Hoy camino a mi casa (destino que tuve que cambiar) me crucé con un hijo de la mierda en la calle. Me miró y me dijo "vamos a culiar mami". Pensé "que hermosa manera de empezar el domingo". Me senté en la parada de mi bondi y ví de reojo que él tipo se había devuelto 
Agarró su celular y se puso atrás mío a ""hablar con alguien"" diciendo cosas como "conseguime una puta porque tengo muchas ganas de coger. Hace una movida no sé, pero la quiero poner estoy re caliente". Me puse muy nerviosa y ni siquiera atiné a hacer nada. Estaba helada.
En eso llegó una señora a la parada y él se alejó un poco. Venía mi bondi, me paré para tomarlo y el loco corrió para subirse. Entonces haciéndome la boluda me fui, pensando "voy a comprar algo para desayunar y me voy a la casa de mi novio".
Fui a Carrefour, me tardé como veinte minutos dando vueltas, haciendo tiempo. Pagué y cuando estaba agarrando las cosas lo ví ahí, del otro lado del vidrio, esperándome afuera. Como en una película, de terror para mí.
Atiné a la puerta, miré si había algún policía y nada. Pensé en decirle a alguien que me acompañara, pero estaba helada. De todas las reacciones que siempre pensé para estos casos no me salió ninguna. Yo iba saliendo y él entró "dale vamos a coger" me dijo, de nuevo.
Casi corriendo salí y él se devolvió atrás mío. Me subí a un bondi. No podía parar de mirar para atrás, pensando que podía venir. Les juro que llegué a la casa de mi novio muerta de miedo. Dandome vuelta cada cinco pasos. Entré y pensé "me salvé de esta".
Yo me salvé, esta vez. Pero un montón de pibas no. No llegaron a sus casas sanas y salvas. NO LLEGARON. Por todas ellas es que nos ven en la calle