RÍO 2016

Hockey: un Holanda desconocido perdió la final con Gran Bretaña

En un torneo de muy bajo nivel, el bicampeón olímpico perdió la final ante Gran Bretaña, que se impuso por penales australianos luego de igualar 3-3.
viernes, 19 de agosto de 2016 · 23:44
(LA NACIÓN) En estos Juegos desfiló la peor selección holandesa de hockey sobre césped que se haya visto desde Sydney 2000. A partir del subcampeonato olímpico en Atenas 2004 y el título mundial en Madrid 2006, las chicas de naranja fueron las grandes dominadoras, potenciadas por las coronaciones olímpicas en Pekín 2008 y Londres 2012, además de la exhibición que dio para subirse a lo más alto en el Mundial de La Haya 2014.

El equipo N°1 del mundo acaparó todo tipo de lauros, porque en ese período además festejó en otros certámenes FIH, como el Champions Trophy y el World League, comandado en dos etapas diferenciadas por Marc Lammers y el argentino Maximiliano Caldas. Sin embargo, el conjunto que dirigió en estos Juegos la australiana Allyson Annan sucumbió en la final por la medalla de oro ante Gran Bretaña, después de igualar 3-3 en el tiempo regular y caer 2-0 en los penales australianos. Nada que haya sorprendido en este encuentro decisivo por parte de las defensoras del título: endeblez defensiva, experimentadas jugadoras en declive y, fundamentalmente, poco feeling entre las chicas y el cuerpo técnico. Aquel tanque de guerra invulnerable que era Holanda hasta hace dos años es hoy apenas un elenco borroso y desdibujado, sin espesor ni gracia colectiva.

El pobre rendimiento de Holanda, que siempre fijó la vara en la cita olímpica, ahonda el lamento por la mala actuación de las Leonas , que concluyeron séptimas después de haber sido medallistas en los cuatro Juegos anteriores. Aún con todos sus desajustes a cuestas, el equipo de Gabriel Minadeo había llegado a inquietar al conjunto holandés en los cuartos de final: perdía 3-0, descontó hasta el 3-2 y en los últimos minutos tuvo el empate más o menos al alcance. Antes, en la etapa de grupos, las Leonas habían perdido por el mismo resultado ante Gran Bretaña, el flamante campeón olímpico, que ahora aprovecha tierra arrasada.

El nivel actual del hockey femenino, sin revoluciones tácticas, sin equipos con un buen peso específico, con innumerables pérdidas de pelota en cada partido, da para pensar que las Leonas dejaron pasar una gran chance de subirse al podio, e incluso luchar por el premio mayor. Pero la aventura arrancó mal con la derrota inicial ante Estados Unidos y el seleccionado nunca encontró la brújula. Evidentemente, faltó aplomo y focalización para usufructuar una cita generosa en cuanto a exigencia. La madurez deberá cristalizarse en el ciclo olímpico que ya comienza.