Mira, el sanjuanino por el mundo

Hoy: Sur Argentino (Segunda Parte)

El viaje continúa. Atrás quedó la costa patagónica y recorremos un largo trayecto hasta la Cordillera de los Andes para visitar las localidades de Esquel, El Bolsón, Trevelin y Lago Puelo. Acompañados y te mostramos las bellezas que pudimos conocer en ésta fantástica zona.
domingo, 10 de mayo de 2020 · 09:12

Camino a Esquel                              

Dejamos la ciudad de Puerto Madryn y nos dirigimos hasta Esquel. El trayecto te lleva unas 8 horas para recorrer los casi 700 km, por la RN 25 y luego la RN 40. Esta la única ruta que atraviesa la provincia de este a oeste, por lo que te conviene tener paciencia y descansar de vez en cuando porque el trayecto es largo y monótono.

La ciudad de Esquel se encuentra ubicada en una depresión de cerros que la rodean y es una de las más importantes de la cordillera chubutense. Fundada en el año 1906 cuando llegó el telégrafo, su nombre es una palabra tehuelche que significa "Abrojal". En torno a ella se elevan el cerro Nahuel Pan, el Cordón Esquel y el Cerro La Hoya en donde está el centro de esquí de la ciudad. Esquel se integra a la Comarca Los Alerces, junto a los pueblos de Trevelin, Tecka, Corcovado y Cholila, formando parte del Corredor de los Lagos que llega hasta San Martín de los Andes y Bariloche.

Desde acá parte el tren más famoso de la Patagonia: La Trochita, un verdadero museo rodante, con vagones antiguos, cómodos y bien cuidados, tirados por máquinas a vapor Balwin y Henschel fabricadas en 1922 y que aún circula sobre vías de apenas 75 cm de ancho. En ésta reliquia rodante se siente como se viajaba hace 60 años por la zona, lo que convierte el trayecto en toda una aventura. Uno de esos recorridos se realiza hasta Ingeniero Jacobacci en Río Negro a unos 400 km de distancia y otro va hasta Nahuel Pan a solo 18 km, en donde reside una comunidad Mapuche-Tehuelche. Allí, mientras el tren realiza maniobras para el regreso, podés visitar el Museo de Culturas Originarias para disfrutar de artesanías de plata, madera y textiles realizadas por la población local.

El tren circula durante todo el año y en el invierno es posible recrear los épicos viajes de los pobladores que desafiaban a la nieve y el frío a bordo del tren, calefaccionados con salamandras a leña que aún funcionan a la perfección. Pero además de disfrutar del viaje, acercate al coche comedor para probar las exquisiteces locales, sobre todo los chocolates y las tortas galesas. Declarado Monumento Histórico Nacional en 1988, su historia está contada en el libro La Trochita de Ezequiel López. Si tenes oportunidad de recorrer el circuito de La Trochita, no te lo pierdas, pero vas a tener que reservar lugares con anticipación debido a la gran demanda turística que existe.

A solo 12 km de Esquel se encuentra el Centro Invernal La Hoya. Cuenta con 30 pistas con distintos grados de dificultad: desde suaves pendientes, ideales para principiantes hasta abruptas caídas y recorridas extensas para los más experimentados amantes del esquí y el snowboard. La Hoya inició sus actividades en 1974 y la temporada suele ir desde fines de junio hasta mediados de octubre. El complejo cuenta con las tarifas más bajas del país y debido a su orientación permite que las pistas reciban poca insolación, creando buenas condiciones para la formación de nieve en polvo que lo hace atractivo.

Muy cerca de Esquel está la localidad de Trevelin por la RN 259. Su nombre viene del galés “Pueblo del Molino” Antes de su denominación actual el valle se llamaba Valle Hermoso, nombre que le dieron los primeros colonos galeses. En 1918, el galés John Evans, inauguró el primer molino para moler trigo ya que muchos agricultores tenían buenas cosechas. Esto lo convirtió en el más importante de la zona y dio nombre a la localidad. Gracias a sus colonos, el pueblo posee una rica cultura celta que perdura hasta la actualidad como su idioma, sus cantos y sus bailes tradicionales.

Algunos edificios históricos y museos conservan su aspecto original que relatan los primeros años de la colonia en estas tierras. Museos y capillas resumen más de un siglo de presencia galesa en Esquel y Trevelin, al tiempo que permiten conocer cómo vivían los pioneros de la Patagonia. Vestidos, maquinarias y utensilios de la vida diaria pueblan los museos, mientras que el antiguo molino harinero Nant Fach invita a descubrir una actividad que supo distinguir a la región. El Molino aún  exhibe elementos de uso diario de los galeses de principios del siglo XX como instrumentos musicales, vitrolas, órganos, máquinas de coser, máquinas agrícolas de la época y carruajes. Además aún se fabrica harina de primerísima calidad, gracias a la propulsión generada por el movimiento del agua del arroyo. Dentro de la renovación del sitio también se encuentra en el lugar, la recreación de un galpón de herrería y un viejo almacén de ramos generales. Hoy está regenteado por Mervin Evans, bisnieto del pionero galés, quien cuenta historias pasadas relacionadas con la producción del trigo en Chubut.

La Capilla Bethel de Trevelin es el templo más antiguo de la región cordillerana y fue la primera capilla construida por los galeses que llegaron a la zona. La escuela N° 18 fue una de las primeras de la cordillera. El 30 de abril de 1902, la población galesa, realizó el primer plebiscito eligiendo ser parte de Argentina ya que Chile quería estos territorios. La resolución del arbitraje estuvo a cargo de la comisión de límites integrada por Perito Moreno, Sir Thomas Holdich y un representante chileno quienes resolvieron el conflicto basándose principalmente en la tesis de altas cumbres y no en la de divisorias de agua.

John Evans también fue un cazador y un explorador. En una oportunidad salió junto a un grupo de amigos en busca de oro en distintas áreas de la Patagonia. Tiempo después de recorrer sitios fueron atacados por indios. Tres de sus compañeros fueron asesinados en un sitio llamado El Valle de los Mártires y Evans logró escapar montando en su caballo El Malacara, tomando la única vía de escape disponible: saltar una cuesta de 4 metros de profundidad. El caballo dio ese salto con éxito, logrando llegar al otro lado de la cuesta y escapando de sus perseguidores que no pudieron seguirlo, salvando de esa forma su vida. Maltrechos y lastimados logran regresar a salvo al pueblo. El Malacara muere de viejo a la edad de 31 años y Evans lo sepulta en su patio de Trevelin. Sobre su tumba escribe: Aquí yacen los restos de mi caballo Malacara, que me salvó la vida en el ataque de los indios en el Valle de los Mártires el 03/04/84 al regresarme de la cordillera. RIP, John Daniel Evans”. Hoy la tumba de El Malacara es uno de los atractivos de Trevelin.

Parque Nacional Los Alerces

A solo 50 km de Esquel y muy cerca de Trevelin, se encuentra éste parque nacional que por su tamaño ocupa el cuarto lugar entre los parques nacionales de la Argentina y debido a su cercanía a la cordillera permite el desarrollo del Bosque Andino Patagónico en donde se destaca el Alerce, un árbol de crecimiento lento que puede vivir hasta 4.000 años de edad y medir más de 70 metros de altura. Uno de ellos es "El Abuelo", que tiene 2.620 años de antigüedad, mide 60 metros de altura y más de dos metros de diámetro. La senda completa para visitarlo tiene 2 km y el sendero tiene una dificultad media.

El parque cuenta con varios tipos de excursiones que podes realizar, pero tal vez la más interesante sea conocer los Túneles de Hielo. Los visitantes sólo pueden llegar hasta aquí en una excursión de seis horas. El recorrido arranca en Esquel, con un primer tramo de 50 km por un bosque de lengas, que se recorre en vehículos 4x4 y después de una hora de trekking, se arriba a una cascada de 45 metros de altura, ubicada en la base de la colina. Al pie de esa cascada, se acumula la nieve durante el invierno dando origen a la formación de los Túneles. Este enorme tubo de hielo de unos 100 metros de longitud aparece siempre a principios de enero y dura casi un mes. El fenómeno se produce porque el manto blanco expuesto a la superficie es refractario y soporta la exposición solar, mientras el hielo se descongela lento desde adentro hacia afuera favorecido por la temperatura del suelo de la montaña, generando la formación de túneles que pueden recorrerse por dentro.

Cholila

Tampoco hay que olvidar las andanzas de Butch Cassidy y su banda por la Patagonia. Exactamente en la localidad de Cholila, a unos 150 km al norte de Esquel. Este legendario bandolero estadounidense, junto a su cómplice Sundance Kid y su novia, Ethel Place, acusados por robos a bancos, trenes y oficinas de correos, llegaron a Buenos Aires en el año 1901 y desde ahí se trasladaron hasta Cholila en donde compraron un campo. La propiedad de 6.000 hectáreas incluía una gran caballeriza y cuatro establos y hacia 1905 llegaron a tener 900 vacas, 1500 ovejas y 40 caballos. Allí construyeron una cabaña de troncos, tejas de ciprés, puertas y ventanas guillotina y empapelado en las paredes, con la premisa de convertirse en honrados ganaderos y buenos vecinos. Lo que pocos sabían era que esa cabaña estaba preparada para resistir un tiroteo contra posibles fuerzas federales y que tenía un túnel oculto que llegaba al río, en donde siempre había caballos ensillados y listos para huir. Actualmente la construcción (fue restaurada) es uno de los atractivos turísticos del lugar, que cuenta con un cierto misterio y fantasía. Hoy, a pocos metros, también hay un bar temático y museo llamado La Legal, donde se pueden revivir muchas de aquellas historias.

El precio de 10.000 dólares puesto a sus cabezas por empresas ferrocarrileras, banqueros, el telégrafo y una fotografía que sus miembros se tomaran en 1901 en Forth Worth Texas, facilitó la investigación de la Agencia de detectives Pinkerton que llegaron hasta la Patagonia para capturarlos. El 1 de mayo de 1905, la banda abandonó Cholila con rumbo al lago Nahuel Huapi y ahí se embarcaron hacia Chile. Hay versiones que involucran a los bandidos en robos a bancos en Chile y Argentina, pero la historia dice que en 1908, Butch Cassidy y Sundance Kid llegaron a Bolivia en donde asaltaron la remesa de una minera. Los bandoleros huyeron al norte, pero el 6 de noviembre de 1908 fueron alcanzados y acribillados por el ejército boliviano en el pueblo de San Vicente.

Hollywood toma parte de la historia y realiza la película “Butch Cassidy & the Sundance Kid” en 1969, protagonizada por Robert Redford y Paul Newman. El film, fue todo un éxito y ganó 4 premios Oscar de la Academia en 1970. Pero en la versión hollywoodense, los forajidos al huir de Estados Unidos, llegan solo a Bolivia en donde son abatidos por el ejército. Como contrapunto, dos años ante, en 1967, el ejército boliviano luchó en la selva contra los rebeldes comandados por Ernesto “Che” Guevara a quien luego ejecuta después de haberlo capturado herido, para pasar así a la historia como un ícono de la revolución. Me pregunto si las historias de los forajidos estadounidenses y el Che Guevara tendrían alguna relación marketinera?

Lago Puelo

Si viajas desde Esquel por la RN 40, luego de 2 horas llegarás hasta Lago Puelo, al noroeste de la provincia de Chubut. El nombre de la localidad proviene del mapuche y quiere decir "Agua del Este". A esta localidad llegaron familias europeas, especialmente polacas y rusas que basaron su economía en la producción de frutas finas como cerezas, frutillas, frambuesa, y el turismo. El casco urbano de la villa tiene una extensión de apenas un kilómetro y posee un  clima mediterráneo con veranos agradables e inviernos fríos. El Lago Puelo es de origen glacial y el color de sus aguas es de un azul transparente intenso. En las alturas se encuentra el Mirador del Lago, desde donde podés disfrutar de vistas espectaculares  

Cada febrero, se realiza la Fiesta Provincial del Bosque que dura 3 días en donde participan artistas locales y nacionales y en donde se puede degustar las diferentes opciones que presenta su patio de comidas.

El Bolsón

Esta ciudad se ubica cerca de Lago Puelo, en el sudeste de Río Negro, justo en el límite con Chubut y durante mucho tiempo sirvió solo como lugar de paso de migraciones de las distintas etnias, convirtiéndose luego en territorio mapuche.

Los capitales más importantes para iniciar la economía local fueron aportados por los vendedores sirios y libaneses llamados "mercachifles", quienes durante las primeras décadas del siglo XX recorrían los caminos de los tehuelches para vender sus productos. En la actualidad, la economía y el desarrollo de localidad se basa en dos pilares: El turismo y la producción agrícola de lúpulo, frutas finas, plantas aromáticas, huertas orgánicas, hongos secos, piscicultura y productos lácteos artesanales y sus derivados.

En El Bolsón está instalada la más famosa Feria Regional del país en donde se muestran y comercian todos estos productos y artesanías, contando con más de 250 puestos y una gran variedad de productos regionales que la convirtieron en un clásico de la región.

 

 

silviayoscarporelmundo@gmail.com

 

 https://silviayoscarporelmundo.blogspot.com

Galería de fotos

Comentarios