Mira, el sanjuanino por el mundo

Hoy Nueva Zelanda - Cruce de Islas

Atrás quedó Christchurch y seguimos al norte de la Isla en donde nos encontramos con las pequeñas ciudades de Nelson y Picton antes realizar el cruce en Ferry del Estrecho de Cook en dirección a la Isla Norte para llegar a Wellington. Un trayecto de varios kilómetros. Vení que te muestro el recorrido.
domingo, 16 de febrero de 2020 · 07:35

Nelson y Picton 

Es un largo camino entre Christchurch y Nelson. Son más de 500 km de curvas cerradas, grandes camiones, intensas lluvias, espesas neblinas, nubes bajas, pronunciadas pendientes y ovejas, muchas ovejas, millones de ovejas, que según nos dicen sextuplican a la población del país. Es un viaje agotador que nos lleva más de 5 hs. La ciudad portuaria de Nelson es más pequeña y tranquila. Los neozelandeses no son de salir y es raro ver gente en las calles a partir de la caída del sol. Hay muy poca actividad después de las 5 de la tarde. Ubicada en el extremo superior de la Isla Sur la ciudad está rodeada de lagos cristalinos color azul claro, playas de arena dorada, bosques nativos, cadenas montañosas y tres parques nacionales. Se dice que en los manantiales de Te Waikoropupu se produce el agua dulce más pura del mundo y es parte del sistema de cuevas más profundo del hemisferio sur. Nelson es la ciudad más antigua de la Isla Sur. Reconocida como una región vinícola cuenta con 25 bodegas y además crece su industria cervecera gracias a su producción de lúpulo. Tiene un clima ideal para disfrutar de las horas más soleadas y la temperatura promedio en verano es de 20 ° C.  

El parque nacional más conocido es Abel Tasman que lleva el nombre del explorador holandés que pisó por primera vez éste paisaje que se conserva intacto. Con playas de arenas claras, aguas turquesa, y una densa vegetación. La historia cuenta que los maoríes asesinaron a cuatro miembros de la tripulación de Tasman en ese viaje de un europeo a Nueva Zelanda en 1642, pero el explorador volvió a su casa con un buen recuerdo de aquellas tierras hermosas que le hicieron olvidar las penas. Ningún europeo volvió a Nueva Zelanda hasta la llegada de James Cook en 1769.  

Hay muchos lugares hermosos para conocer en la Isla Sur, que nosotros no tuvimos oportunidad de visitarlas pero tal vez vos puedas hacerlo. Acá te los detallo: 

  • Playa de Koekohe: grandes rocas esféricas parecidas a huevos gigantes, que son el resultado de la erosión a lo largo de millones de años, por parte de las olas y la arena sobre estas rocas con alto componente de calcita. 

  • Glaciar Franz Josef: Cascadas de hielo, cuevas y pasajes estrechos, en el Parque Nacional Westland. Se puede caminar sobre él e internarse en un reino de hielo. 

  • Pancake Rocks: Una formación de caliza donde las olas, el agua parece explotar por la presión de las grietas elevándose a varios metros de altura. 

Y si sos fanático del cine fantástico, te cuento que Nueva Zelanda es un gran set de filmación y si queres ir a visitar alguno de esos lugares acá te los detallo: 

  • Las Crónicas de Narnia: Muchas escenas se filmaron en Ensenada Cathedral en donde se construyeron las ruinas del castillo de Cair Paravel con vista a la playa Hahei. También podés visitar las Elephant Rocks, que fue elegida como sitio de rodaje de varias de las escenas de la misma película y Flock Hill Station en Canterbury, que fue el escenario para la batalla final entre las fuerzas de Aslan y el ejército de la Bruja Blanca. 

  • El Último Samurai: Se filmó teniendo como fondo al Monte Taranaki. Para la filmación y se creó una aldea japonesa en una de las laderas del valle Uruti, como representación del Monte Fuji en Japón. 

  • Límite Vertical: Se filmó en el Monte Cook, el más alto de Nueva Zelanda y acá se representaron las altas cumbres del Himalaya. 

  • El Amo del Viento: Un película protagonizada por Anthony Hopkins y se filmó en Playa Oreti que está ubicada a pocos kilómetros de la ciudad de Invercargill en la Isla Sur. 

  • King Kong: Para ésta película se usaron los escenarios naturales de Bahía Shelly dando vida a Skull Island. También se filmaron escenas oceánicas en el estrecho de Cook y la Nueva York de la década de 1930 cobró vida en Seaview, Wellington. 

  • La Lección de Piano: Filmada en Playa Karekare que muestra la relación que existe entre una pianista muda, su hija y un ermitaño. 

  • El Señor de los Anillos: Fue la película más famosa filmada en el país y se desarrolló en varios escenarios naturales a lo largo de toda Nueva Zelanda. Te cuento algunos de los lugares: Hobbiton en la localidad de Matamata (te lo cuento la próxima semana) en donde se reprodujo la aldea de los Hobbits, incluido el Green Dragon; los amenazantes acantilados y bosques de Mangaotaki Rocks que representaban la Caverna de los Trolls; el Valle Escondido en Turoa que representaba la Montaña Solitaria; el Río Pelorus es donde se grabaron las escenas de los enanos flotando dentro de los barriles, el pueblo de Twizel en donde se filmó la batalla de los Campos de Pelennor y cientos de lugar más. 

 

Dos horas, nos llevó el trayecto de 100 km entre las ciudades de Nelson y Picton. Más montañas, camiones, curvas, lluvias y más ovejas, pero llegamos a tiempo para nuestra siguiente etapa: el cruce en ferry hacia la Isla Norte, hacia Wellington.  

Llegada a Wellington 

El buque es tan grande, que al subir ya habían camiones cargados con vacunos, minibuses, casas rodantes y gran cantidad de coches. Dentro del ferry hay grandes espacios abiertos, sala de juegos para chicos, patio de comidas, micro cine, wifi, TV digital, bar y mucha gente. Que dan en la tele?  Un aburrido partido de snooker.  Es mejor estar afuera, disfrutando del paisaje a lo largo de las dos horas que dura el trayecto.  

Wellington o Te Whanganui-a-Tara es la capital de Nueva Zelanda, aunque todos creen que es Auckland por ser la más famosa y poblada de todas. Es la tercera ciudad en importancia del país después de Auckland y Christchurch y está alojada sobre la bahía del mismo nombre. Por su ubicación es muy ventosa así que también se la conoce también como Windy Wellington. Como ciudad es muy linda para visitar solo hay que acostumbrarse un poco al fuerte viento que se levanta por la tarde y viene del mar. Tiene una cierta similitud con Río de Janeiro debido a la forma de su bahía (con menos playas por supuesto) pero sus construcciones que mezclan lo antiguo con lo moderno se encuentran a lo largo de sus colinas las cuales son cruzadas por túneles.

Aunque no es uno de los principales atractivos turísticos de Nueva Zelanda, recomiendo que lo tomes en cuenta en tu itinerario de viaje entre las islas Norte y Sur y dediques al menos 1 o 2 días para conocer la ciudad. Se la considera una de las ciudades con mejor calidad de vida del mundo y una de las capitales más cool, por su arte, cultura y belleza.   

En esta ciudad hay mucho para hacer y visitar. La actividad principal es la portuaria, luego las finanzas, la tecnología y la industria pesada. El Jardín Botánico, el Museo local y él Te Papa (un museo interactivo), son lugares para visitar. También el Zoológico de Wellington muestra varias especias de animales locales entre los que se pueden ver el Kiwi, el Demonio de Tasmania, el Emu, el Dingo y el Panda Rojo y con algunos de ellos se pueden interactuar. 

Fundada en 1830, se convirtió en capital de Nueva Zelanda en 1865. Al estar situada a 41 grados latitud sur, es la capital nacional más austral del mundo.  También es una zona propensa a temblores de tierra. En 1855 sufrió un terremoto en Wairarapa de magnitud de 8,2 en la escala de Richter y está considerado como uno de los más devastadores que haya sufrido el país en toda su historia. A partir de 1855, la mayoría de las construcciones de la ciudad se hicieron de madera y esto incluye a edificios del gobierno y la Estación de trenes, que son los mayores edificios de madera del hemisferio sur. Moverse en Wellington no es fácil pero ya con más experiencia en conducir el tráfico más denso se hace más llevadero. Igual mucha gente se moviliza en bicicleta o skates. Aunque es una ciudad pequeña, aquí encontras de todo. Lo mejor es que podes ir a todas partes caminando y muchas atracciones son gratuitas o tienen un precio módico.  

En el museo Te Papa Tongarewa, podés entender mejor la historia, cultura y tradiciones neozelandesas, este es el lugar a visitar. La entrada es gratuita y está considerado uno de los mejores museos interactivos del mundo y en tu recorrido por sus 6 plantas podés sumergirte de lleno en todos los aspectos que distinguen a este país. O tal vez quieras dar una vuelta en el antiguo funicular, desde donde tenés las mejores vistas de la ciudad. Aquí se mezclan turistas y residentes, ya que los habitantes de la ciudad utilizan este medio de transporte desde hace más de 100 años y que une la céntrica calle Lambton Quay con el barrio de Kelburn en 10 minutos.  

Weta Studios 

Aunque no seas fanático del cine fantástico, el Weta Studios es un buen lugar para visitar. Instalado en el barrio de Miramar, se ganó el apodo de Wellywood, por encontrarse aquí la empresa de Peter Jackson, responsable de los efectos especiales de súper producciones como El Señor de los Anillos, El Hobbit, The Avengers o King Kong, entre otras. Los muy fans, no pierden la oportunidad de hacer un tour por los estudios y talleres donde se da vida a las obras cinematográficas. Sin embargo, también existe la opción de visitar de manera gratuita la Weta Cave Shop, una tienda/museo que dá gusto recorrer y que exhibe réplicas de algunos de los personajes, artículos de utilería y muestras de los éxitos cinematográficos en los que Weta trabajó.  

 

Zoológico de Wellington 

Si queres podes darte una vuelta por el Zoológico de Wellington que tiene más de 100 años y se extiende por una superficie de 13 hectáreas dedicado a más de 100 diferentes especies de fauna de todo el mundo. Con grandes programas de reproducción y cuidado de especies en peligro de extinción como el Oso Malayo o el Tigre de Sumatra, albergando también a otras especies que se encuentran en peligro como: el Agouti (parecido a un Conejillo de Indias pero más grandes) el Dingo (perros salvajes), el Emú (más bajo que nuestro ñandú), el Kiwi (nocturno y casi imposible de ver, símbolo nacional), el Panda Rojo (son muy solitarios y pasan la mayor parte del día descansando en los árboles para conservar su energía, aunque durante la hora del almuerzo, los chicos pueden interactuar con ellos) y el Demonio de Tasmania (en donde las hembras son las dominantes y se la pasan gruñendo todo el día). Todos estos animales se encuentran en estado de crítico en la naturaleza debido a la caza, la deforestación, la depredación de especies y la cría endémica de animales de otras regiones.  

Hasta aquí, una parte más del recorrido. La próxima semana seguimos por la Isla Sur. Los esperamos. 

Comentarios