OPINION

Agua Negra y turbia

Una explosiva denuncia en Banda Ancha llegó desde Chile, acerca de un pacto presidencial para freezar el túnel. Una sorpresiva renuncia sacudió el fin de semana.
lunes, 30 de septiembre de 2019 · 11:12

Es el pueblo más cercano a San Juan, apenas uno cruza la cordillera desde Iglesia por el Paso de Agua Negra. Así aparece Vicuña ante el viajero, distrito famoso por la claridad de su firmamento y sus paisajes naturales vírgenes, cuna de la inmensa poetisa Gabriela Mistral.

Desde ese paraje montañés, llegó el alcalde Rafael Vera con una explosiva denuncia de carácter político, poniéndole rostro al hilo de versiones extraoficiales que hace meses sobrevuelan el paralizado proyecto del túnel.

Fue aquí en Banda Ancha, en Canal 13, el pasado viernes. El alcalde, equivalente a nuestros intendentes departamentales, electo por el voto popular de sus vecinos por segundo mandato consecutivo, habló de un acuerdo entre los presidentes Mauricio Macri y Sebastián Piñera para enfriar el proyecto de Agua Negra. 

Es decir, detrás de los argumentos pretendidamente técnicos, hay una razón política que busca pretextos para detener la licitación.

Según Vera, esta versión es más que un chisme de pasillo. Para cierto sector dirigencial trasandino, es vox pópuli que el presidente argentino le habría requerido a su par chileno que quiten conjuntamente el pie del acelerador en el proyecto de integración física que cambiaría drásticamente la historia y el futuro de dos regiones alejadas de las grandes capitales: San Juan de este lado, Coquimbo del otro. 

El imperio del centralismo binacional se impuso, desconociendo los acuerdos previos. El abrazo de Maipú, sin ir más lejos, firmado por las entonces mandatarias Michelle Bachelet y Cristina Fernández de Kirchner, hace exactamente una década.

El alcalde Vera se atrevió a decir lo que dijo, delante de las cámaras y en vivo, respaldado por el voto popular y obligado por la defensa de los intereses de su comunidad. El turismo argentino representa el 50% del flujo que reciben tanto en la Región de Coquimbo como en la Región de Valparaíso en cada temporada de verano. 

Agua Negra se convierte en una prioridad para apalancar el crecimiento de la otrora llamada Cuarta Región, demasiado alejada del Paso de Los Libertadores, convenientemente alineado con Santiago, Viña del Mar y, de este lado, la troncal Ruta 7 que comunica con Mendoza y Buenos Aires. El impacto del túnel para los sanjuaninos está clarísimo para todo aquel que habita estas tierras. No vamos a redundar en información conocida.

Piñera asumió la presidencia de Chile el 11 de marzo de 2018 y tuvo como invitado especial a su par argentino, un confeso admirador del piñerismo. Los gestos políticos de proximidad, sumados al compromiso del BID de financiar la totalidad de la obra, parecían acercar la licitación del túnel como nunca antes. 

Sin embargo, algo ocurrió porque desde marzo del año pasado, el proceso se estancó. Las propuestas de consorcios interesados a escala global no bastaron. Aparecieron objeciones de índole técnica planteando dudas sobre la factibilidad geológica, sin considerar que esos estudios fueron realizados por consultoras internacionales hace años.

El sábado pasado sorprendió otra noticia que, necesariamente tendrá impacto en la relación bilateral. Intempestivamente renunció el Embajador de Chile en Argentina, el abogado Sergio Urrejola. El diplomático le envió una carta de tres párrafos al presidente comunicándole su dimisión a partir del 31 de diciembre próximo, o de inmediato. Denunció "dificultades" y "deficiencias" en lo administrativo.

Cabe preguntarse si el alejamiento de Urrejola traduce algún cortocircuito con la gestión macrista, o por el contrario anticipa algunas tensiones ante el eventual cambio de gobierno argentino, si efectivamente gana Alberto Fernández el próximo 27 de octubre.

Si fuese esta segunda hipótesis, Fernández deberá convivir con Piñera hasta el 11 de marzo de 2022, cuando asuma el nuevo presidente chileno. El potencial ministro albertista Matías Kulfas manifestó en San Juan el interés por despertar Agua Negra. Solo faltará encontrar la sintonía fina con el Palacio de La Moneda, con mucha política mediante.


JAQUE MATE